Un blog masculino · V

Un blog masculino · V

Celebro el quinto año de este blog, y continúo expectante por lo que podré seguirte creando

Qué puedo contarte que ya no sepas sobre la particularidad de este ciclo; irrumpió en nuestra rutina de algún modo, e hizo que adaptarte fuera la única alternativa.

Aún así, no podría dejar pasar este momento. Cada año dedico este espacio para mirar en retrospectivo lo que fue el blog y cómo esta experiencia puede motivarte en tu proceso creativo.

Si es la primera vez que tropiezas con este reporte, aquí puedes ver mis entregas anteriores sobre bloguear. Pásate por allí, de seguro sacarás algo interesante para tu marca personal.

La vigencia de bloguear

Aunque la tecnología y la forma como nos comunicamos avanzan constantemente, un blog sigue siendo una excelente herramienta para conectar y hacer llegar tu mensaje a las personas que quieres ayudar.

Por eso, cuando escuches a alguien decir sobre la muerte de los blogs, tal vez, la contrapregunta sería:

¿Quizá no tenías nada interesante para contar?, ¿o no fuiste constante con tus publicaciones?, o peor, ¿escribiste para todos, y entonces, no escribiste para nadie?

Lo cierto es, que en mi caso, desde que comencé con mi blog las visitas se duplican cada año, con la excepción del 2020 que se triplicaron.

Y claro, por el confinamiento, fue cuando más publiqué, lo que quiere decir, que si tienes algo que aporte valor, la persona adecuada te prestará atención, y un blog fuera del ruido de las redes sociales es perfecto para hacerlo.

No existe un único modo de hacer las cosas, y la particularidad que cada hombre imprime a su creación puede ser su propio distintivo.

Renzo D’Angelo

Un hombre creativo

Veo la creatividad como un arma poderosa, que si no sientes tener nada especial, puede hacerte un hombre tan único como lo que puedas escribir.

Por eso, cuando sientas incertidumbre sobre hacia donde vas, y te intimiden estos mensajes hablándote de que serás remplazado por la inteligencia artificial.

Piensa, que tu capacidad de crear nunca podrá ser igualada, y aunque en desuso puede volverte un hombre mediocre, cuando jaqueas tu mente, puede llevarte a un mundo inimaginable.

Si no te desenvuelves en un oficio reconocido «socialmente» como creativo, primero quítate esa etiqueta limitante que no te permite crear.

Y después, piensa en la creatividad como si fueran los músculos de tu cuerpo, cuanto mejor te alimentes y ejercites, mejor físico y más competitivo serás.

Por supuesto, te quedará más difícil si eres sedentario y obeso, sin embargo, no imposible, cuanto más grande es el reto mejor la recompensa, y en este caso, un recorrido emocionante que solo puedes vivir en primera persona.

Así que busca hombres referentes que estén a unos pocos años de tu situación actual, e inspírate para crear un contenido que pueda ayudar a otros, y verás como tu marca, negocio o emprendimiento será diferente, ¿y las ventas? —serán parte de la respuesta.

Atrapado en la creación

Este ciclo disruptivo, así como para todos, fue un reto enorme, diferentes planes quedaron en mis notas, y aunque escribí algunos de mis artículos más leídos de todos los tiempos, pienso que aun tengo mucho por hacer.

Genial, ¿verdad?, porque entonces es emocionante continuar con lo que me trajo hasta aquí, y seguir conversando contigo cada semana.

La creación del contenido para tu blog no siempre será bueno, tengo artículos que amo como mensajes desafortunados, y si tienes claro que así funciona el proceso creativo; te alegras por lo que salió genial y te retas a mejorar cuando no fue como planeaste.

Y aunque odio cuando me dicen que me contarán un secreto, aquí te contaré uno, ¡mantente creando!

¿Tonto?, ¡claro!, sin embargo, es la parte más difícil de todo el proceso. Porque siempre quieres una retribución inmediata, un mensaje positivo, o una recompensa económica por tu trabajo.

Con un blog, no es así de básico. Hay hombres que me siguen desde mi primera publicación, y aún así nunca usan mis productos, y otros que en cambio me conocieron por un artículo y me contrataron inmediatamente.

Sin embargo, no puedes ayudar únicamente al que trabajará contigo, porque entonces, solo escribirás para vender y eso es publicidad indeseada, no un mensaje que aporte valor a otro.

Este último año fue horrible para los que perdieron familiares, amigos, negocios de muchos años, y por otro lado, espectacular para otros que ya se habían subido al tren digital.

Y aunque desconozco tu situación particular, por mi parte me centré en seguir creando, desde hace varios años escribo todos los días, y en la práctica solo publico una vez por semana, el ejercicio me ayuda a mejorar lo que tengo para decir.

Entonces, si estás atrapado en la oscuridad del hombre común y quieres libertad, busca la salida en lo que puede crear tu mente para ayudar a otros, y sí aun permaneces atrapado que sea por la creatividad.

Para finalizar

No me gusta convertir este reporte en un paso a paso de cómo crear un blog, de eso está infestado internet.

Los métodos y sobre todo las herramientas evolucionan, yo cree este en 2016, y de los pasos que seguí, posiblemente hoy los ejecutaría de otro modo.

Sin embargo, si me preguntas cómo lo haría, te respondería con lo siguiente:

  1. Identifica tu distintivo y poténciate en lo que eres bueno para ser mejor
  2. Encuentra a otro hombre que puedas ayudar y quiera escucharte
  3. Háblale al oído y de manera desinteresada en tu propio blog (no en las redes)

No puedes obligar a tus amigos a ser amigos, no puedes forzar negocios con alguien que no estaría dispuesto a compartir un café contigo, no puedes casarte con quien no has construido una relación psicoafectiva.

Entonces, no puedes pretender vender sin conocer a las personas, es de lo que se han tratado los negocios toda la vida.

Saber a profundidad de algo que otros no saben, y ayudar a alguien con esos conocimientos, productos y servicios, no es más, ¿qué esperas para comenzar a bloguear?


2 respuestas a “Un blog masculino · V”

Comentar

Únete al clan

Y recibe mi correo semanal para impulsar tu marca personal como un hombre prémium.

Paso 1 de 2