Iniciado para un hombre 2019

Iniciado para un hombre 2019

Declara iniciado este ciclo con la oportunidad para progresar y ver más allá de tus propios límites.

Un nuevo ciclo en donde darás lo que tienes —y lo que no lo aprenderás— para marcar.

Siempre me emociono al escribir este inicio, así como las oportunidades para borrar lo que ya pasó y comenzar algo nuevo. Es como una Heineken bien fría, siempre será un oasis en medio de un calor infernal.

Aprovecho el desorden; mientras muchos están «ocupados», me concentro en reflexionar y evaluar los resultados del finalizado 2018 y me preparó para lo que vendrá.

Tal y como te compartí en el iniciado 2017 y 2018, este manifiesto no tiene otra intención que entusiasmarte para que comiences el nuevo ciclo como un hombre renovado.

En los años anteriores te mostré cómo organizo las tareas y algunas preguntas para progresar, puedes revisarlos si te interesan porque esta vez te compartiré las tres estrategias que más impactaron mi rutina este año que pasó y si las aplicas correctamente de seguro te servirán para sacar adelante lo que te propongas:

3 estrategias para gestionar cambios como un hombre prémium

  1. Reemplaza
  2. Persiste
  3. Prioriza

Reemplaza lo que quieras eliminar

Parece una tontería, sin embargo, puede servirte para eliminar lo que quieras fuera de tu rutina. En mi caso, lo utilizo para las actividades más automáticas y que no me aportan en la consecución de objetivos.

Por ejemplo, en vez de simplemente eliminar, sustituye la acción, ¡funciona genial!, desde reemplazar la rutina de comer un postre por comerte (en su reemplazo) unos nuts, hasta en lugar de ver tv leer un libro, sustituir redes sociales por cursos de habilidades o en vez de escuchar radio darle play al episodio de un buen pódcast.

Son solo ejemplos, funciona para lo quieras eliminar, el quid está en hacerlo «siempre» al momento que hacías (o te provoque) lo que quieras reemplazar.

Así literalmente eliminé postres, comida procesada y muchas otras cosas, este año agrega aquí cualquier vicio del que quieras deshacerte y verás que al poco tiempo lo habrás desaparecido.

Persiste en lo que quieras adquirir

Quítale el drama al asunto, ser constante es la manera más fácil de agregar o mantener un comportamiento dentro de tu productividad.

Hasta aquí nada nuevo, aunque todo tiene su clave, lo primero es quitar sentimentalismos como «no me gusta, soy malo haciéndolo, esto no es para mí», por nombrarte algunos pretextos ridículos que pueden sabotearte.

Y lo segundo y más importante quizás, es no romper la cadena, es decir, no dejes de hacerlo, porque en el «hoy sí y mañana no» es donde está la falla.

¿Quieres leer, hacer ejercicios, aprender algo nuevo, levantarte más temprano, comer saludable? ¡Hazlo todos los días!

Esta estrategia la aplico en actividades fundamentales para mis objetivos, por ejemplo: madrugar, aprender otro idioma, ir al gimnasio, leer, estudiar, meditar. En años anteriores hacía estas actividades intermitentemente y luego lograba resultados mediocres.

El problema estaba en las excepciones y la inconstancia, cuando lo haces a diario (así lo odies al inicio) se instaura en tu vida para siempre así como cepillarte los dientes y ducharte.

Prioriza lo que te de beneficios

Ahora, ¿cuáles actividades reemplazar y en cuales persistir?, la respuesta no es simple, dependerá de lo que quieras conseguir:

¿Optimizar tus finanzas?, ¿tener una vida más simple?, ¿atraer clientes geniales?, ¿lanzar un nuevo proyecto?, ¿dejar la huella correcta?

Para mí lo importante es centrarte en progresar, ya sabes el dicho «si no estás creciendo estás muriendo» y crecer no necesariamente es tener más.

Y aunque aveces te sientas en una competencia sin fin, el asalto real es contigo mismo y si no logras ser un mejor hombre cada año te estarás autodevaluando.

Entonces, ¿cómo priorizar? Identifica las actividades que te darán más beneficios y haz primero las que te faciliten desembocar otras.

Por ejemplo, una actividad como ejercitarte y alimentarte bien «todos los días» te cambia el estado de ánimo, te motiva y te permite estar enérgico para gestionar tu marca y atraer a los clientes correctos, esto sin duda yo lo pongo de primero, porque desencadenará lo demás.

Si pierdes rápidamente la motivación; agrega lecturas y audios de desarrollo personal y profesional a la rutina diaria. Si no te alcanza el día, simplemente inicia más temprano.

La idea es poner primero las actividades que te animen en el recorrido para armar el puzle que quieres.

Si bien ejecutando estas estrategias el resultado será fantástico, ignóralo durante un tiempo, pon tu foco en la trayectoria diaria, reemplazando lo que quieres eliminar y siguiendo la cadena que te permitirá marcar tu crecimiento y a las personas que quieres impactar.

Para lograr un año diferente, ya sabes cómo va, aplica acciones distintas, y sobre todo, deja ir lo que no funciona y olvida la vida balanceada; gestionando y accionando todos los días. Luego me contarás cómo te fue ,)

Un abrazo y bienvenido al 2019.


Comentar

Únete al clan

Y recibe mi correo semanal para impulsar tu marca personal como un hombre prémium.

Paso 1 de 2