Cuestiona tu autoidentidad

Cuestiona tu autoidentidad

Reconocer cómo te ves, facilitará tu avance hacia la realidad de un hombre más poderoso.


La vulnerabilidad no va en contravía de convertirte en un hombre seguro y causante del mensaje que comunicas.

Asumirlo es un buen inicio para mirarte al espejo y determinar si te sientes cómodo o por el contrario ves a un desconocido.

Cuándo dejas a tu paso una imagen pobre, vender algo superior te será doblemente difícil, pues tu mensaje no concuerda y la incoherencia vuelve ineficiente tus procesos comerciales.

En la profesionalización de una marca intencional:

La coherencia se logra con la autenticidad de tu identidad y la idoneidad de tu mensaje conectados con tu mentalidad y autoconocimiento.

¿Qué quiero decir con esto? —para convertir en intencional esa imagen que se hacen los demás de ti— serán necesarios autoajustes en tu identidad personal.

Y esto lejos de convertirte en un hombre irreal te permitirá comunicarte asertivamente. Por esa razón y para fortalecerte ante tu cliente objetivo necesitarás estos 3 elementos:

3 elementos para «vigorizar» tu autoidentidad

  1. Inconformidad
  2. Responsabilidad
  3. Seguridad

Inconformidad

Para proyectarte como un hombre de alto nivel, lo primero es no estar a gusto con tus resultados actuales.

De lo contrario, nada de este entrenamiento tendrá sentido para ti. Esta inconformidad es resultante de la coherencia o incoherencia «entre lo que eres y lo que comunicas»

En ambos casos, debes estar inconforme con el resultado para iniciar una transformación real.

Responsabilidad

Verte como parte del problema te permitirá verte como parte de la solución sin culpar a los demás. Otro factor es tu compromiso, ¿estás comprometido o estás involucrado con tus resultados?

¡Comprométete al 100 %!, no es lo mismo estar involucrado, eso sería como un 50 % por lo que no estarías haciéndote responsable, ¿lo ves?

La responsabilidad también involucra estar consciente de tus acciones; si vives en automático, el mensaje también lo será.

¡Debes estar alerta!, por lo menos hasta que pongas en «semiautomático» lo prémium que deseas comunicar.

Seguridad

La autoconfianza se revela en todo lo que hagas con tu marca personal, si tienes inseguridades se reflejarán en tu mensaje y en lo que vendas.

Lo primero es subir tu valía; luego transmitirla adecuadamente será un reto de menor cuantía. Si tu valía es baja —necesitarás ayuda.

Desde consumir la información adecuada, hasta contratar un entrenador; porque tu seguridad hará la diferencia entre ser el protagonista de tu historia o aplaudir desde el palco.

Cuando enjuicias tu identidad, sale a la luz todo el entrenamiento de hombre intencional; asúmelo como un punto de partida.

Autodefinir tu gestión del cambio, sistema de creencias, inteligencia y autoinventario… Te pondrá un paso adelante para hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál es tu valoración actual y deseada?, ¿estás realmente inconforme con lo que ves?
  • ¿Estás comprometido o simplemente estás involucrado?, ¿eres espectador o protagonista?
  • El nivel de tu logro siempre estará relacionado al nivel de tu mentalización ¿Te valoras lo suficiente o debes subir tu confianza?

Actualiza tu bitácora en las notas con tus respuestas, cuestionándote todo y prepárate para el siguiente episodio.

¡Hasta la próxima!


Comentar

Únete al clan

Y recibe mi correo semanal para impulsar tu marca personal como un hombre prémium.

Paso 1 de 2