¡Hazte escuchar!

¡Hazte escuchar!

Hombre﹢
Hombre﹢
¡Hazte escuchar!
/

Aunque mal cantes; siempre habrá a quien le guste tu voz ¡Hazte escuchar!

Cuando manejas tu marca de forma intencional, es decir, que usas el personal branding para lograr tus objetivos comerciales.

Todo debe girar en torno a 2 ejes principales, uno que eres tú como emisor de un mensaje y otro que es tu cliente como receptor de dicho mensaje.

Entonces, mi frase está centrada, no en que seas un hombre mediocre, sino en que debe haber un matching o una coordinación casi perfecta entre el mensaje y el receptor para lograr tu objetivo final.

Y para ello, debes superar 3 escollos.

3 escollos a superar para sincronizar tu mensaje

  1. No busques ser el mejor
  2. Identifica tu punto y el de tu cliente
  3. Cautiva con tu expresión

No busques ser siempre el mejor

Este concepto o pensamiento común, en donde siempre tienes que ser el mejor en lo que hagas, solo te causará frustraciones y no te permitirá disfrutar del camino.

En su reemplazo, simplemente céntrate en mejorar cada día, así te suene a cliché, no busques ser el mejor, busca evolucionar constantemente y ya.

Con este cambio:

  1. Disfrutaras más el camino
  2. Al verte siempre en un siguiente nivel te mantendrás animado.

Identifica tu punto y el de tu cliente

Si tú estás en un punto A siempre busca a un receptor que esté en un punto B o en un punto C, ¿por qué?

Solo así, garantizarás que tu mensaje ayudará a ese cliente que aún no está en el punto A y quiere llegar allí.

Y cómo tu ya conoces el camino, se lo mostrarás con tu mensaje, esto garantizará el interés en lo que digas cuando te hagas escuchar.

Al contrario, no tendría mucho sentido, si tu receptor esta en un punto por donde tu no has pasado, no tendrás credibilidad y no te servirá hacerte escuchar, así intentes gritar.

Cautiva con tu expresión

Ya con la seguridad que te da no tener que ser el mejor y el hecho de que tu receptor esté interesado en llegar al punto en donde tú estás ahora:

Configura un mensaje sencillo, amigable y auténtico.

No trates de ser el más agradable si no lo eres, identifica tu tono, cuando de estilo se trata no hay nada escrito, así que no esperes un guion.

Para hacerte escuchar, solo necesitas tu voz no la de alguien más.

¿Qué puedes hacer ahora?

  1. Alinea los 2 ejes básicos «Emisor y receptor»
  2. Evoluciona constantemente para quitarte el estigma de ser el mejor en todo e identifica el punto en donde estás ahora para buscar un cliente que te necesite.
  3. Configura el tono de tu mensaje con identidad propia.

No se te olvide:

Aunque mal cantes; siempre habrá a quien le guste tu voz ¡Hazte escuchar!

RENZO D’ANGELO

¡Hasta la próxima!


Comentar

Únete al clan

Y recibe mi correo semanal para impulsar tu marca personal como un hombre prémium.

Paso 1 de 2