¡No pares de probar!

¡No pares de probar!

Hombre﹢
Hombre﹢
¡No pares de probar!
/

Cuanto más lo intentes, menos te equivocarás ¡No pares de probar!

Es muy fácil pensar que después de un intento fallido no queda otra que rendirte o intentarlo de nuevo.

En la construcción de una marca personal, que lleva implícito un personal branding a largo plazo, saber si algo falló o no es más subjetivo.

Porque medir una estrategia acertada con solo una transacción te puede llevar a tomar medidas desesperadas y cambios innecesarios; no quiero decir con esto que te quedes esperando eternamente para ver si un intento funcionó o no.

Por supuesto que hay tácticas que se miden —sí o sí— con los resultados comerciales, sin embargo, evalúa:

¿Qué ocurre cuando tu objetivo es dar el mensaje adecuado?, ¿construir una relación con los clientes geniales que quieres?

Cuándo estás buscando atraer a una persona específica que confiará en ti después en uno o dos años ¿Qué pasará hasta entonces?, a eso me refiero ¡La respuesta ya no es tan simple!

Bueno, este es el panorama en la construcción de tu marca; siempre un % importante de tus acciones se verá a largo plazo, en nuestra cultura latina eso es como veneno porque todo lo quieres ya y sin equivocarte.

Y sé que puedes decir, Renzo pero, ¿qué pasa si quiero vivir únicamente de mi marca personal y no puedo esperar tanto?

Debes probar acciones de respuesta inmediata mientras las de respuesta distante se van consolidando, ¿cómo lo haces?, sin dejar de intentar las siguientes etapas:

2 etapas para perseverar con tu marca personal

  1. Visible
  2. Oculta

Visible

Es todo lo que puedes comprobar rápidamente después de ejecutar una acción o intento.

Por ejemplo; una campaña de marketing para un servicio específico, una estrategia mensual de captación de nuevos clientes, una promoción puntual, en fin…

Actividades que por su connotación «transaccional» las puedas ensayar y confirmar al instante. Estas son las que deben darte resultados ahora.

Si bien, te mantendrán animado, también pueden ser las que te mantengan ocupado y esclavizado dependiendo de cómo las configures.

Oculta

Aquí entra en juego tu visión como hombre de negocios, hacia donde te diriges, cuál es ese propósito que te mueve, qué quieres que recuerden de ti, haciendo qué tipo de negocios te ves en dos o tres años.

¡Cuál es el tipo de vida que buscas!

Teniendo esto claro, podrás intentar constantemente acciones —que de plano sabes— no reflejarán resultados inmediatamente, lo cual te mantendrá alerta para seguirlo intentando y sobre todo mejorando en lo que falles.

Esta etapa oculta que yo le llamo, es la más difícil obviamente, porque en la mayoría de los casos simplemente la abandonas sin saber si te equivocaste o no ejecutándola, ¿me hago entender?

Entonces, por estar «ocupado» en la etapa visible, te consumes en una rutina que no te dejar ver que para cosechar primero debes sembrar.

¿Qué puedes hacer ahora?

  1. Identifica acciones visibles y ocultas relacionadas con la construcción de tu marca personal.
  2. Ejecuta un % de actividades que te den refuerzos inmediatos, para ser sostenible como hombre de negocios y para dar tiempo a lo que realmente te importa.
  3. Y por último, sé constante con tus estrategias a largo plazo, esas que su resultado estará marcado por la perseverancia de tu visión.

No se te olvide:

Cuanto más lo intentes, menos te equivocarás ¡No pares de probar!

RENZO D’ANGELO

¡Hasta la próxima!


Comentar

Únete al clan

Y recibe mi correo semanal para impulsar tu marca personal como un hombre prémium.

Paso 1 de 2