Replantea tu rutina

Replantea tu rutina

Desautomatizar tus costumbres más ordinarias te volverá un hombre de alto desempeño.


¿Qué sería de un hombre sin rutina? No podrías hacer prácticamente nada, ¿verdad?

La cuestión no es eliminar costumbres, es más, los objetivos inteligentes los consigues con acciones secuenciales fuera de lo común.

Tu reto es decodificar todas y cada una de tus rutinas «automáticas», pasarlas a modo manual y darles intención y significado, qué te quiero decir con esto:

Para accionar y conseguir resultados diferentes, seguramente no podrás seguir peleando como lo vienes haciendo.

Porque el resultado sería el mismo y continuarías inconforme con lo que has conseguido hasta ahora, ¿no es así?

Bueno, con esta llave abrirás la puerta hacia una nueva rutina «intencional»; de lo contrario conseguirás poco o nada pasando a la acción.

¿Fácil?, por supuesto que no, si lo fuera no existirían los hombres ordinarios; si quieres romper tus propios esquemas estos elementos te ayudarán a conseguirlo:

3 elementos para «decodificar» tu rutina

  1. Código
  2. Ritual
  3. Estándar

Código

Un enemigo de la acción es el guion cultural —de donde sea que te encuentres— porque te sumerge en un estado de conformismo o de inconformidad, dependiendo de cómo vivas.

Identificar los códigos que rigen tu comportamiento será un reto menor; si quieres cambiar los resultados al accionar céntrate en:

Desaprender y configurar nuevos códigos «experimentales» para probar cuáles funcionan para ti y cuáles no.

Ritual

Estos protocolos, costumbres —o como sea que le llames— que sigues en tu día a día son los responsables de tus logros.

La cuestión con los rituales es que está implícita tu decisión, es decir, tú decides en qué creer, así ahora lo veas como algo «automático» realmente no lo es.

En este punto te puedes atascar si no has desaprendido códigos básicos, los rituales están asociados a tus creencias, y todo en lo que creas te acercará o alejará del objetivo que buscas al pasar a la acción.

Estándar

Vuelve y juega, tus patrones mentales que a su vez los limitan tus creencias y en consecuencia te hacen sentir cómodo con los rituales, marcarán tu nivel.

¡Todo está asociado!, si tienes estándares bajos serás un hombre mediocre, en cambio, si tus niveles suben constantemente conseguirás resultados extraordinarios. ¡Lograrás tu misión imposible!

Ahora las preguntas que debes hacerte antes de accionar y profesionalizar tu marca personal son:

  • ¿Estás dispuesto a desaprender códigos arraigados con tal de lograr nuevos objetivos?
  • ¿Tus rituales son los del hombre que quieres ser o por el contrario te hacen sentir relegado?
  • ¿Tienes las habilidades para subir tus niveles —y si no— estás decidido a desarrollarlas?

Actualiza tu bitácora en las notas con tus respuestas, recuerda no asumas nada como bueno o malo, cuestiónate todo y prepárate para la recta final de este entrenamiento para ser un hombre intencional.

¡Hasta la próxima!


Comentar

Únete al clan

Y recibe mi correo semanal para impulsar tu marca personal como un hombre prémium.

Paso 1 de 2