Silenciarte; la invisibilidad de un hombre

Silenciarte; la invisibilidad de un hombre

Hombre﹢
Hombre﹢
Silenciarte; la invisibilidad de un hombre
/

El cuarto fallo es cuando la invisibilidad y hablarle a todo el mundo te dejan sin voz como hombre de negocios.

La atención de tu cliente es resultado de una marca personal relevante y clara, solo así ganarás su interés y confianza.

Salir como loco a venderle a todo el que pueda comprarte es como gritar bajo el agua, ¿nadie te escucharía verdad?

Si hay algo peor que no tener una voz de marca definida es tener una genérica y sin identidad, porque en el entorno actual debes lograr captar la atención en medio de un ruido de opciones ensordecedor.

Entonces, cuando tu posible cliente no identifica nada especial más allá de lo mismo que también ofrece tu competidor.

No se molestará en escucharte, buscará pagar menos o simplemente no comprará lo que ofreces porque no tendrá valor para él.

El fallo «Silenciarte» lo veo como un autosabotaje estratégico, porque el miedo a especializarte y buscar hablarle a menos personas —con mayor sentido— te va quitando la voz hasta tal punto de dejarte mudo e irrelevante.

Siempre sabrás algo que puede ayudar a otro ¿Qué esperas para compartirlo?

Sintetizado: Experiencias + personas afines = relevancia del mensaje.

Yo sé que salirte de lo estipulado tiene sus riesgos, pero créeme seguir a los borregos es peor, porque te quedas descolorido y sin distintivo, así te costará más crear interés con tu mensaje.

Así que para alejarte del branding incorrecto escucha lo que encontré esta vez.

3 elementos para evitar silenciarte con tu marca personal

  1. Comprador
  2. Afinidad
  3. Captación

Comprador

Ser específico con la persona que deseas ayudar es algo básico para ganar la atención que necesitas con tu marca; cuantos más competidores más particular debe ser tu cliente genial:

  • La época del espacio pasó, ahora necesitas el interés llamando a tus clientes por sus individualidades.
  • ¿Será lo mismo venderle a un estudiante universitario que a un hombre profesional?, ¡verdad que no!, es más, dentro de cada grupo te puedes encontrar con infinidad de perfiles completamente diferentes, si quieres su interés conócelos y háblales de las mismas dificultades.
  • ¿Son menos personas?, claro que sí, allí es donde está el quid del asunto, siempre que haya suficientes interesados en tu ayuda; irás por buen camino.

De todas las marcas que investigué el 52 % de sus hombres de negocios tenía dificultades con la configuración de su comprador o cliente genial como yo le llamo.

  • Bien sea porque sus características demográficas básicas eran muy amplias, por ejemplo: hombres y mujeres entre 18 y 50 años, eso es media humanidad.
  • En algunos casos —el otro extremo— demasiado segmentado para un mercado local, que también te puede silenciar.
  • O en el peor de los casos, no estaba siquiera definido en detalle este comprador objetivo, simplemente seguían a sus competidores y ya.

Estos hombres estaban llenos de clientes y proyectos indeseados, y es lógico, no puedes atraer a la persona correcta si no sabes cómo es.

Afinidad

Tiene como requisito el comprador, para conectar con tu comunicación debes saber hacía quién va el mensaje de lo que vendes.

  • La afinidad está relacionada con que la otra persona se identifique contigo y tu marca; hablándole a tu cliente como a tus amigos lograrás familiaridad
  • La similitud que tengas con él también te ayudará a crear simpatía, si sus experiencias son afines, entonces obtendrás mayor atención.
  • Ahora todo esto debe ser auténtico y natural; no es simplemente decir quiero venderle a este tipo de personas y fingir similitud, no funciona así. La confianza no se compra, se gana y no hay mayor atractivo que la naturalidad.

De los 50 clientes que estudié, el 74 % tenía fallas en la afinidad con sus clientes

  • Lo que se traduce en un proceso comercial ineficiente y forzado
  • Un desgaste y más inversión en generar confianza
  • Y por supuesto, menos visibilidad por falta de pertinencia para sus compradores.

Esto sigue conectado con los fallos anteriores, ¿también estará asociado con la desaparición de sus marcas?

Captación

Este elemento tiene especial relevancia, por lo general siempre quieres mejorar la adquisición de clientes sin mirar los otros 14 errores de los 5 fallos del branding incorrecto.

  • Antes de que alguien evalúe comprarte primero debe saber qué existes, por lo que tienes que ser visible para este cliente. (no para todo el mundo, sería demasiado costoso).
  • Profesionaliza las ventas dejando de improvisar, no estoy diciendo que te crees un proceso trágico y engorroso para comprarte, sin embargo, debes tener un método simple.
  • Vuélvete visible en donde estén las personas a las que quieres cautivar e invierte en ello, el mundo de lo gratis (si alguna fue real) ya no existe.

De las marcas personales y comerciales que analicé un enorme 84 % de los hombres de negocios manifestó este error.

  • El caso más común era quedarse esperando a que los clientes aparecieran de la nada
  • Un marketing de voz a voz o boca oreja prácticamente inexistente
  • Y las inversiones en visibilidad eran nulas o improvisadas.

¿Cómo puedes ser visible y captar la atención de nuevos clientes si no haces una comercialización «profesional» para conseguirlo?

Gráficas del fallo #4

  • Branding Incorrecto: Fallo 4 Gráfica 1
  • Branding Incorrecto: Fallo 4 Gráfica 2

Muestra del Lab: 50 hombres de negocios con marca personal y comercial.

Conclusión

Del 100 % de las marcas, en las que su hombre de negocios cometía los 3 errores del fallo “Silenciarte” con deficiencias en (Comprador, afinidad y captación) el 76 % ya no existen.

Cuando quieres hablarle y venderle a todo el mundo te vuelves irrelevante e invisible para todos.

Según mi punto de vista este es uno de los fallos que más frustraciones te genera como hombre de negocios, porque te puede llevar a pensar que tu servicio es malo o que no sabes vender, cuando en realidad no te sabes comunicar, analízalo.

  • Si vuelves específico tu mensaje logrando mayor afinidad con tus clientes, ¿estos estarán dispuestos a invertir más en tu servicio?
  • ¿Lo que pagas actualmente por promover tu marca bajará o aumentará si sabes a quién venderle?
  • ¿Un hombre que no está entrenado para vender prémium será más competitivo o por el contrario tendrá —no más— sino mejores clientes?

¿Qué puedes hacer ya?

  • Elige diez clientes deseados y diez no deseados y analiza en detalle las características comunes para definir a tu cliente genial.
  • Revisa tus perfiles, página web, servicios todo lo que sea visible para tu cliente y centra el mensaje en los beneficios que tienes para él.
  • Averigua en dónde están tus compradores y vuélvete visible para ellos, invierte en profesionalizar tus ventas y captar su atención, solo así lograras que se escuche tu voz.

¡Hasta la próxima!


Comentar

Únete al clan

Y recibe mi correo semanal para impulsar tu marca personal como un hombre prémium.

Paso 1 de 2