Cliente; el objetivo de un hombre

Cliente; el objetivo de un hombre

Hombre﹢
Hombre﹢
Cliente; el objetivo de un hombre
/

Definir al receptor de tu mensaje te traerá las oportunidades deseadas como un hombre amigable.

Tu cliente ideal, es esa persona, con la que te sientes bien haciendo negocios, intercambiando ideas y hasta resolviendo problemas.

El cliente ideal facilitará o complicará tus objetivos como hombre de negocios, y es precisamente por esa capacidad de cambiar el sentido de tu rumbo que es tan importante.

Cuando superas la etapa de tu inventario, en donde consolidaste tus habilidades, gustos y destrezas y conoces tu realidad actual y proyectada con la autoevaluación.

Quiere decir, que ya tienes clara la respuesta a la pregunta ¿Qué tengo de valor para aportar verdad?

Entonces, ahora debes identificar a «esa persona» o a esas personas, porque pueden ser varias, para quien lo que vas a aportar tendrá valor. Aunque no te apresures.

Antes de definir este personaje deseado, primero determina muy bien, hasta donde estás dispuesto a llegar por satisfacer su necesidad y qué definitivamente no estás dispuesto a entregar.

Y por qué te digo esto. Porque así te será más fácil estructurar, más adelante, un entregable con el que este cliente ideal se identifique:

Le aportes valor y todo estando unido a tu objetivo principal; que es tener una marca personal prémium que atraiga únicamente oportunidades deseables que te simplifiquen la vida.

Aunque mal cantes; habrá a quien le guste tu voz ¡Hazte escuchar!

Seguro has escuchado una frase que dice más o menos así: Busca necesidades sin cubrir o problemas sin resolver en la gente y crea productos y servicios para venderles «centrado en esos problemas y necesidades obviamente».

Esta analogía esta bien, siempre y cuando esa «gente» sea tu cliente ideal, de lo contrario te llenarás de clientes indeseables simplemente por las ansias de vender a cualquiera.

Por esta razón, para mí; es mejor calidad que cantidad. Si estás listo comencemos.

Para definir formalmente al cliente ideal, porque puede que lo tengas en la mente:

La cuestión es sacarlo de allí y plasmarlo así sea en la aplicación de notas de tu smartphone o laptop para tenerlo siempre presente y compartirlo con tu equipo si es el caso.

Entonces, para empezar: construye un buyer persona, y sé que me dirás. Renzo ¿qué es eso?

Fácil, es simplemente un arquetipo del perfil de tu cliente ideal. – Por qué debes construir un arquetipo.

Precisamente para darle las características más comunes de esa persona a un avatar, que luego será el referente para tu marca, mensaje comercial, copywriting, entregable, web.

En otras palabras, toda tu estrategia de marca la centrarás en este personaje deseado, que en realidad no es del todo ficticio, porque la idea es construirlo de acuerdo con tus experiencias con clientes de verdad ¡O por lo menos es el objetivo!

De este cliente debes saber muchas cosas y lo que puede ocurrirte es que te quedes corto por falta de observación pasada, si bien, tener sus datos básicos demográficos como:

  • Edad
  • Género
  • Estado civil
  • Estado socioeconómico
  • Educación

Te aportará alguna información, lo que realmente te interesa conocer es:

  • ¿Qué lo preocupa?
  • ¿Cuáles son sus aficiones?
  • ¿Qué tecnología usa?
  • ¿Practica deportes?
  • ¿Cuáles son sus objetivos personales o profesionales?

Esto es un ejemplo, para tu caso, debes saber las motivaciones, preocupaciones y comportamientos asociados al proceso de compra de lo que sea que vayas a solucionarle.

Y eso te dará las preguntas que debes responderte, porque no es una receta corriente.

Ahora, por mi experiencia personal, es igual de importante tanto saber; cuál es tu cliente deseado, como el no deseado.

Y te lo resumiré porqué, ya sabrás de lo que te hablo si te ha pasado algo similar y si no te servirá de advertencia.

En mi Lab por varios años, sobre todo al inicio

Me vi invadido de clientes no deseados, yo no sé, pero era como un imán, y precisamente me pasaba esto porque la prioridad era prestar un servicio de primera.

Obvio como en cualquier negocio también cumplir con los objetivos de ventas.

En realidad, lo que pasaba con este grupo de clientes, porque no eran todos, era que no valoraban calidad, dedicación, ni nada, entonces.

Fue cuando después de que la situación, se volvió insoportable, que estructuré un buyer persona común ajustado a esos clientes deseados.

Sin embargo, también hice el anti-cliente, le tenía foto y todo, donde se mostraban claramente las características de todos estos clientes inconformes, conflictivos y problemáticos.

Para buscar una manera de evitarlos con un mensaje comercial y estrategia de marca menos generalizado.

El resultado

Al inicio, catastrófico, pues literalmente entré en crisis y casi en banca rota, pues claro, estaba lleno de clientes no deseados, seguro que será tema de otra saga y de otro episodio.

Lo que si te puedo decir, es que la transformación, al poco tiempo, fue fantástica, mi calidad de vida por lo menos, mejoró exponencialmente y así mismo la rentabilidad a mediano plazo, porque no fue inmediato.

Del cliente ideal, encontrarás mucha información en internet, lo que te muestro aquí es de cómo lo hice y lo hago yo en mis entrenamientos, que incluso, puede serte complementario.

Mi intención es darte otra visión.

Una que te servirá si tienes experiencia con clientes, y si estás comenzando, pues el mensaje central es que hagas con el mismo detalle, tanto el cliente deseado como el no deseado.

Que según mi punto de vista, esta estrategia de atracción y rechazo es la que realmente te filtrará las mejores oportunidades.

3 acciones para atraer a clientes geniales

  1. Selecciona
  2. Investiga
  3. Evalúa

Selecciona

Entre 5 y 10 clientes, estos serían con los que te encantaría trabajar por siempre, esos con los que haces matching, que son agradables y además te pagan lo justo sin dificultad.

Luego, selecciona la misma cantidad de los opuestos:

Esos que sientes que te dañan el día, que hagas lo que hagas no quedarán contentos y además por lo general no son los más rentables, siempre te demandarán más de lo configurado en tu entregable.

Clasificas la lista en:

  • Deseados
  • No deseados

Con los clientes reales, ponles nombre, fotografía, todo lo que te recuerde sus características, que sea lo más realista posible, ya que es la ventaja de que sean clientes verdaderos.

Si estás comenzando debes hacerlo todo simulado, no hay de otra.

Investiga

Esta parte es más cómoda en una hoja de cálculo como numbers, por ejemplo. Porque luego le asignarás un valor numérico a las características que vayas a evaluar.

Lista en la hoja de cálculo los deseados y no deseados, y ponderas las mismas variables para cada uno de ellos en columnas:

  • Datos demográficos
  • Comportamientos (Manifiestos)
  • Problemas
  • Necesidades
  • Servicios y/o productos adquiridos
  • Tu experiencia personal

La idea es asignarle a cada variable un valor dependiendo de lo que sea más importante para ti en toda la relación comercial, aquí vuelve y juega, esto no es receta corriente.

Para ti, unas variables serán más importantes que otras. Por ejemplo: la experiencia personal, el feeling, puede que esa variable pese más que todos los datos demográficos juntos, espero hacerme entender.

Evalúa

Ahora con todos los datos, tanto de los clientes deseados y no deseados, totalizas los puntajes de las variables de cada cliente así como el puntaje total por cliente.

Luego, trazas un puntaje superior, que solo te deje 3 clientes como aprobados si metiste 10 de c/u o 1 cliente aprobado si únicamente habías elegido 5.

Por ejemplo: Los que hayan sacado más de 80/100 puntos, si ese fue la escala que asignaste, están aprobados y serán los candidatos para un estudio a profundidad.

Este estudio de esos clientes aprobados, será el que marcará las características de tu buyer persona, para poder centrarte en esos clientes geniales.

Trata de no suponer, la calidad de estos resultados dependerá de qué tanto conozcas a tus clientes o a las personas con las que te gusta y no te gusta hacer negocios.

Conclusión

Cliente ideal es tu shot número 3 como hombre de negocios: con este ejercicio, te será más sencillo tener tu objetivo claro para conseguir la atención genuina de esos clientes con los que quieres hacer negocios y dejará por fuera a los que definitivamente no deseas.

  • Selecciona los clientes con los que hayas tenido las mejores y las peores experiencias
  • Investiga qué características tienen en común, tanto los buenos como los malos
  • Y por último, evalúa objetivamente los puntajes para establecer un buyer persona que te simplifique la vida

¡Identifica tu cliente ideal ahora! Y prepárate para: Tipo de marca.

¡Hasta la próxima!


2 respuestas a “Cliente; el objetivo de un hombre”

    • Claro Gerónimo; el cliente ideal y cómo construir un buyer persona te dan para una cátedra, aunque es elemental puedes profundizar desde la psicología del consumidor, me alegra que te sirva, un abrazo.

Comentar

Únete al clan

Y recibe mi correo semanal para impulsar tu marca personal como un hombre prémium.

Paso 1 de 2