El distintivo de un hombre

El distintivo de un hombre

Hombre﹢
Hombre﹢
El distintivo de un hombre
/

Lo que te vuelve único; son esas cualidades que los demás «aunque lo intenten» no podrán igualar.

Conseguir un distintivo es un reto lleno de complejidades; si desconoces lo que te hace un hombre fuerte y dominante de tu talón de Aquiles.

Cuando manejas tu marca personal de forma intencional, es decir, todas las acciones que ejecutas, relacionadas con tu desarrollo en un entorno, tienen el fin que tú quieres:

En la realidad actual; te vas a encontrar, no con uno o dos, sino con muchos hombres con el mismo propósito.

Incluso, aunque siempre te hablo de venderte prémium en lo que sea tu mensaje y que hacerlo te llevará por un proceso comercial más simple y eficiente.

También te encontrarás con otros, que al igual que tú, pondrán todos sus esfuerzos en vender un entregable de alto nivel, entonces la pregunta obvia:

¿Qué debo hacer para tener mi propio distintivo?

La diferenciación, es quizás, uno de los temas que más resuenan en tu mente cuando estás en el mundo privilegiado de la marca personal —y digo privilegiado porque la mayoría ni se preocupa por la huella que deja— eso es una ventaja enorme para ti.

Si diferenciarse y tener un distintivo único como hombre de negocios fuera sencillo: nadie hablaría de la famosa promesa de valor como un tesoro que pocos conocen en realidad.

Para mí, tener un distintivo único, te puede resultar fácil; si te conoces bien y primero eres un hombre prémium, antes que tu mensaje lo sea.

Otra manera genial de diferenciarte es intersectando dos o tres de los temas que te apasionan, ¿cómo hacerlo?

¿Qué te hace resaltar y pasar inadvertido?, ¿cuáles son tus puntos fuertes y blandos personales y técnicos como hombre de negocios?

Allí puedes tener algunos pequeños indicadores para construir tu storytelling centrado en un concepto que te identifique.

¿No tienes un distintivo?

—Un inventario y autoevaluación te ayudarán. Aunque en este punto, si tu realidad es un desastre; aplicar el branding esencial para salir del fondo será un buen comienzo.

Diferenciarse, es un tema de matices y caminos, unos más innovadores que otros, en ocasiones, es simplemente cuestión de un concepto con carisma y estilo.

Y ya sé que puedes pensar; que no es tan fácil como eso…

¡Analízalo! Si te encuentras en una situación en donde vas a comprar algo y el producto, servicio, mensaje, precio y condiciones son muy similares ¿Qué marcará la diferencia?

—Te ayudaré un poco… El mundo de los pequeños negocios funciona diferente al de las grandes corporaciones, en nuestro ecosistema, ser auténtico, carismático y tener un sex-appeal comercial, puede lograr más que características de un producto, servicio o mensaje.

Entonces, igual siempre deberás responder a lo mismo:

¿Qué tienes único y diferente tú?

Y esta pregunta, aplica para cualquier tipo de marca personal y comercial, seas un hombre dependiente o independiente, da igual.

Indiferente de tu caso, debes revelar un distintivo potente, y para iniciar puedes centrarte en estas variables:

3 variables para revelar tu distintivo

  1. ADN
  2. Marca
  3. Experiencia

ADN

El ADN de tu marca debe estar implícito en todo lo que tengas, hagas y muestres. Parte de su esencia, corresponde a que debes replicarlo en lo que venga de ti:

En tu identidad, expresión, mensaje, solo por nombrarte algunos elementos del branding estratégico que siempre será el precursor de la confianza que generes en los demás.

Ocúpate de que tu ADN esté presente en todo lo que se relacione contigo y el receptor de tu mensaje.

Marca

El tipo de marca que promocione tu mensaje; te facilitará la conexión con tu cliente y receptor.

Aquí ten claro, (como siempre te lo sigo) que de la marca personal no te podrás librar; indiferente que te desenvuelvas en una organización o tengas una marca comercial:

Tu marca personal será la responsable de la conexión con los demás, recuerda: Las personas, nos conectamos con personas.

En esta variable; verifica que tu marca personal esté alineada con la magnitud de tu mensaje, porque un distintivo sin comunicación será igual a nada.

Última variable y la que marcará lo que se viene:

Experiencia

Con la experiencia me refiero a lo que significa; encontrarte, conocerte, relacionarse, interactuar y hacer negocios contigo.

La experiencia, puede ser tu distintivo más preciado, alineándolo a tu ADN y marca.

Es tal su importancia, que las personas y marcas con las que vives mejores experiencias, son las que tienes presentes en tu mente.

Entonces te pregunto ¿Actualmente ofreces una experiencia única?

—Vuelve y juega— en tu mensaje, producto, servicio o lo que sea que vendas y comuniques, ¿hay implícita una experiencia diferente?

Si tu respuesta es negativa, no te preocupes:

Como este episodio se me queda corto para mostrarte cómo la experiencia puede ser tu distintivo, te tengo preparada una nueva temporada titulada branding experiencial.

Con la que pretendo mostrarte algunas acciones que te permitirán volver la “experiencia” de tu marca un distintivo genial.

Si te animas a iniciar este nuevo recorrido conmigo y quieres que hacer negocios contigo sea inolvidable, nos vemos en el branding experiencial.

¡Hasta la próxima!


Comentar

Únete al clan

Y recibe mi correo semanal para impulsar tu marca personal como un hombre prémium.

Paso 1 de 2