Vendedor incómodo

Vendedor incómodo

Hombre﹢
Hombre﹢
Vendedor incómodo
/

Cuando no aprecias lo que vendes, o diseñas soluciones que nadie valora, eres un expendedor de basura.

Tal vez por eso, los hombres que comercian mejor sus negocios, son aquellos que lo aman y lo defienden con pasión.

Suena ligero, aunque si lo evalúas a fondo, así funciona el sistema de ventas de un buen vendedor.

Creer en lo que vendes, para transmitirlo en tu proceso comercial, y defender, con conocimiento de causa, cada una de las objeciones de tu cliente—lo demás, será estar dispuesto al desafío de enfrentarte al cuestionamiento de tus propuestas.

Un hombre que vende sus soluciones sin incomodar e incomodarse, no tiene la capacidad de hacer valer sus puntos de vista, mucho menos, a persuadir a otro hombre de su creación.

Por eso, antes de pensar en procesos de compras y ventas, la cita, cuándo hacer seguimiento y el momento ideal para cerrar, centra tu atención en diseñar productos que adores y realmente solucionen.

Cuando cambias el objetivo, de vender por ayudar, rentas mucho más, pues recuperas el significado real de la creación de productos y servicios.

Porque si has diseñado soluciones apetecidas, crees en tu creación, tienes un propósito claro para incomodarte en cada interacción; el otro valorará tu solución como ninguna otra, entonces el dinero simplemente vendrá.

Ahora, piensa que la mayoría de las recompensas en la vida de un hombre, incluidos, y en especial, los negocios, huirán de ti si no estás dispuesto a ser un vendedor incómodo.

Por eso, en lugar de esforzarte por defender y expender lo que no aprecias y los demás no valoran suficiente.

Busca tipos como tú, con necesidades que tú mismo hayas tenido, y verás cómo conseguirás una conexión genuina, que además de hacer viable tu producto, servicio y negocio, te dará socios a largo plazo.


Comentar

Únete al clan

Y recibe mi correo semanal para impulsar tu marca personal como un hombre prémium.

Paso 1 de 2