El estatus del hombre

El estatus del hombre

Hombre Plus
Hombre Plus
El estatus del hombre
Loading
/

La sociedad, durante siglos, nos marcó que debíamos ser hombres fuertes y líderes; ahora, nos oculta.

Como hombres, a menudo nos preguntamos quiénes somos y qué significa ser hombre en la actualidad.

El mismo entorno que nos valoró por ser valientes y honorables, ahora nos quiere frágiles e inútiles. ¿Cómo interpreto esto?

Un hombre verdadero solo puede serlo si sus acciones tienen consecuencias significativas en su vida y en las personas que le importan.

La fuerza requiere oposición, el coraje requiere riesgo, la maestría requiere esfuerzo y el honor responsabilidad hacia otros hombres.

Jack Donovan

En un entorno de comida basura, consumismo, redes sociales y Netflix, estas ideas parecen no tener sentido.

Debemos ser conscientes de que no podemos simplemente jugar a ser hombres. No hay retiro de fin de semana, mantra ni ceremonia que pueda cambiar esto. Una ceremonia de paso debe reflejar un cambio real en nuestro estatus y responsabilidad.

Aquí es donde nuestra verdadera masculinidad entra en juego. Debemos ser conscientes de nuestras acciones y sus consecuencias en nosotros y en quienes amamos.

Asumir responsabilidades, enfrentar riesgos y trabajar duro para alcanzar nuestras metas es lo que nos define como hombres verdaderos, no las apariencias ni las expectativas sociales.

Te animo a explorar un significado más completo de tu masculinidad o, al menos, cuestionarlo.

No te conformes con ser solo un niño jugando a ser hombre. Haz que tus acciones tengan un significado real y profundo en tu vida y en la de quienes te acompañan.

El verdadero estatus del hombre se basa en la responsabilidad y acciones significativas, no en las apariencias y expectativas.

Adoptar esta perspectiva te convierte en un hombre fuerte, valiente, hábil y honorable, sin importar cuánta purpurina te rodeé.

Aquí van 3 acciones concretas para poner en práctica el estatus del hombre:

  1. Responsabilízate: Ser un hombre implica asumir responsabilidades reales hacia ti mismo y los demás. Cumple esos compromisos y toma decisiones en consecuencia. Tú eliges, estás a cargo, tú respondes.
  2. Desafíate: La fuerza y el valor requieren enfrentarse a desafíos. En tu entorno personal y profesional, busca maneras de desafiarte, tomando decisiones difíciles o alcanzando metas ambiciosas.
  3. Relaciónate: Establece relaciones significativas con otros hombres que te impulsen. Construye vínculos genuinos con colegas, amigos y familiares que admires, y sé consciente de cuánto te potencian.

Ninguna moda de hombres frágiles y llorones puede enorgullecerte mientras la tierra siga siendo la tumba de los hombres que construyeron, con estatus real, el mundo en el que vivimos hoy.


Avatar de Renzo

Renzo D’Angelo

Coméntame

Clan de hombres disruptivos

Únete, y recibe mi correo semanal para impulsar tu marca personal masculina como un hombre prémium.