Práctica; el hábito de un hombre

Práctica; el hábito de un hombre

Hombre﹢
Hombre﹢
Práctica; el hábito de un hombre
/

Elimina lo que entorpece tu camino y agrega nuevos hábitos alineados con el propósito de tu marca.

Con la práctica, en teoría, finalizas esta saga de 5 herramientas, y en la realidad; comienzas a transformar la productividad para profesionalizar tu marca personal.

Si llegaste hasta aquí, el panorama del tiempo, te debe haber cambiado, no porque debas hacer todas o cada una de mis tácticas y técnicas, sino porque ahora eres consciente de los ladrones de tu tiempo para vivir con intención.

Vive con intención; rompe la inercia ¡Evoluciona tu misión!

Yo sé, que lo relacionado con la práctica es bonito decirlo y a la hora de aplicarlo, puede ser complejo ¿Te has preguntado por qué?, la respuesta la tienen ¡Tus hábitos!

Los hábitos

¿Quién dice cuáles son buenos o malos? Creo que allí radica uno de los principales problemas en la productividad personal actual; quieres hacer todo como lo hacen los demás, eso te mantendrá cómodo y a salvo.

Retarte a cambiar tus hábitos, es un signo de que estás vivo y en constante evolución, de contrario serás un hámster en su rueda.

Para mí, lo relacionado con los hábitos es muy simple:

  • Si te ayudan a conseguir «efectivamente» los objetivos; son buenos en periodo de prueba
  • Si te alejan de la meta; son malos en periodo de exterminación

Ahora, la cuestión es, ¿qué haces con los malos hábitos? Si te lo pregunto, sabes rápidamente cuáles son tus malos hábitos en cierta medida.

Entonces, ¿por qué siguen allí?

— ¿No deberían estar en periodo de exterminación? Si no lo están, es porque es fácil; pensar, saber y opinar, aunque muy difícil ejecutar cambios.

Y además, de ejecutar, debes repetir para adquirir el nuevo hábito y mejorarlo; en eso consiste la práctica.

No voy a entrar en el dilema de cuántas veces debes repetir una tarea para convertirla en un hábito, con relación a eso —concluyo rápidamente: Cuantas veces sea necesario y ya.

La cuestión, está en cómo agregar con la práctica; nuevos hábitos a tu productividad personal.

—En mi opinión, es más o menos fácil teniendo un propósito claro.

Lo demás, podrás hacerlo con refuerzos positivos; experimentas una nueva táctica con la técnica que mejor te funcione, haces la práctica, y al final de las repeticiones que necesites te premias ¡Fácil verdad!

Cuanto más misterio pongas al asunto, más complejo lo volverás, no puedes darle a las actividades diarias más peso del que tienen.

Allí está la clave, para que tú domines las tareas y no ellas a ti.

Y por último, cuando de productividad se trata, tener claros estos 3 desenlaces como hombre de negocios facilitará tu práctica.

3 desenlaces para mejorar la práctica en tu productividad personal

  1. Eficiente
  2. Eficaz
  3. Efectivo

Eficiente

En tu productividad, eres un hombre eficiente cuando ejecutas el propósito usando la menor cantidad de herramientas, tiempo y dinero posible.

Es decir, eres eficiente cuando puedes hacer más con menos. Por ejemplo:

Necesitas profesionalizar tu marca personal; debes dedicar 1 año en el proceso inicial e invertir us$5000 al año.

Si logras hacerlo en 6 meses con us$2500 al año, serás más eficiente.

Eficaz

Eres un hombre eficaz cuando empleas tácticas y técnicas en lograr los objetivos planteados para tu marca.

Es decir, eres eficaz cuando logras ejecutar las cosas y dejan de ser un plan. Por ejemplo:

Siguiendo el caso anterior, serás eficaz en cualquiera de las 2 variaciones; lo hagas en 6 meses o en 1 año e inviertas cualquier cantidad de dinero; mientras logres el objetivo, serás un hombre eficaz.

Efectivo

En productividad, eres un hombre de negocios efectivo, cuando logras las metas siendo eficiente y eficaz en la práctica de las tácticas y técnicas para cumplir la estrategia.

Es decir, eres efectivo cuando obtienes el resultado final en tu marca y estilo de vida; siendo eficiente y eficaz al mismo tiempo.

Por ejemplo:

Y este es el objetivo del branding productivo: Con el mismo caso, tendrías que ser eficiente (Ejecutar en 6 meses con us$2500) y ser eficaz (lograr profesionalizar tu marca).

La clave y lo que te mantendrá animado estará; en lo que definas como propósito.

Puedes profesionalizar tu marca sin vender nada o por el contrario, puedes trazarte la meta de tener una cantidad de ingresos específicos en un año con más o menos inversión.

En ambos casos, siempre que seas eficiente + eficaz serás efectivo.

El resultado final

Mejorando tu productividad personal, no solo impactarás temas básicos como emplear mejor tu tiempo, sino que prestarás atención a las cosas que realmente tienen valor.

Vivir con intensión para transformando tu estilo de vida actual; no necesariamente implica mayor esfuerzo, más ingresos o menor tiempo para ti.

Todo lo contrario, es lograr más con menos energía, convirtiéndote en un hombre efectivo.

Con esta reflexión finalizo la saga de branding productivo, en la próxima entrega te compartiré un bonus con mi mensaje final.

¡Hasta la próxima!


Comentar

Únete al clan

Y recibe mi correo semanal para impulsar tu marca personal como un hombre prémium.

Paso 1 de 2