¡Sé un hombre real!

¡Sé un hombre real!

Hombre﹢
Hombre﹢
¡Sé un hombre real!
/

Lo que quita la informalidad, le suma a tu seguridad ¡Sé un hombre real!

Todavía hay quién piensa, desde su ignorancia por supuesto, que una marca personal es algo ficticio, prefabricado, hueco y sin valor.

Y lo sé porque lo veo a diario en marcas personales construidas como si fueran marcas de corporaciones de hace más de diez años (por cierto las marcas comerciales hoy tampoco se construyen así de postizas)

La cuestión es; que si te dejas influir por el pensamiento ordinario y restrictivo de ser lo que no eres o por el contrario «ser un patán porque así eres y ya», te vuelves ineficiente en tu gestión como hombre de negocios.

Por eso, soy tan persistente con subir el nivel de tu mentalidad antes de comunicar, porque todo parte de allí, desde lo que crees actúas y lo reflejas en lo que hagas personal y profesionalmente.

El problema principal, de si con una marca personal serás un hombre real o no, radica en los extremos, si eres un hombre frustrado, resentido, sin estrategia e ineficiente, eso irá implícito en tu mensaje y te cerrará más puertas de las que puedas abrir.

Y si por el contrario te centras en crear una identidad falsa, premeditar en extremo cada paso y detalle muy pocos confiarán en ti, lo que también dará un resultado similar.

Así que para no morir construyendo una marca personal real, aquí te comparto:

3 indicadores para definirte como un hombre prémium

  1. Congruencia
  2. Promesa
  3. Imperfección

Congruencia

La incoherencia te vuelve ineficiente, y es una señal de mala gestión de tu mensaje en cualquier tipo de negocio.

Si lo que eres no coincide con lo que muestra tu identidad, soluciónalo antes estrellarte con la realidad.

En #brandingformen tienes temporadas completas y gratuitas que te ayudarán, incluso la de branding incorrecto para no meter la pata.

Un hombre real es desenfadado, preciso y su mensaje mantiene un orden lógico.

Promesa

Un concepto del branding con el que simpatizo, es verlo como una promesa, y esto lo he dicho muchas veces.

Una señal que te alerta para trabajar tu branding personal, es que no cumplas lo que prometes o no tengas una marca respaldada.

A qué me refiero; clientes, testimonios, años de experiencia en el tema o los temas que comunicas, cuántos más elementos te respalden más real puedes ser.

Ahora, no creas que por tener mucha experiencia en un tema puedes ser un cavernícola, pues así no atraerás nunca clientes geniales.

Imperfección

Este indicador es el más complejo, porque lo perfecto irradia desconfianza en tus clientes y lo chapucero también.

Entonces, ¿cómo logras ser real? —evitando la perfección mostrándote como un hombre vulnerable, exigente, organizado y profesional al mismo tiempo, ¿fácil verdad?

Claro que no lo es, fácil es mostrarte como un caballo de plástico, por eso debes invertir tiempo para que en tu modo natural tengas sex-appeal.

¿Qué puedes hacer ya?

  1. Define la secuencia de tu mensaje y céntrate en ser un hombre de una sola pieza en toda la historia
  2. Promete lo que puedas respaldar y cumplir, eso te dará seguridad y tu cliente confiará en tu criterio
  3. Y por último, trabaja en ser mejor cada día (no perfecto) para que no le temas a ser real, vulnerable y auténtico, eso vende sin centrarte en vender.

No se te olvide:

Lo que quita la informalidad, le suma a tu seguridad ¡Sé un hombre real!

RENZO D’ANGELO

¡Hasta la próxima!


Comentar

Únete al clan

Y recibe mi correo semanal para impulsar tu marca personal como un hombre prémium.

Paso 1 de 2