Atrapado en tu propio paraíso

Atrapado en tu propio paraíso

Lo que construyes como un hombre visionario, se vuelve tu cárcel cuando no soportas tus preciados tesoros.


Odiamos cambiar, aunque más detestamos cuando otros quieren cambiarnos, o las circunstancias te obligan a cambiar.

Perder el control de tu vida te hace sentir un hombre insignificante, te hace pensar y revaluar tácticas básicas de tu estilo de vida, te ahogas en preguntas como; ¿voy por el camino correcto?, ¿esta es la manera en como quiero llevar mis negocios?

Y si vas a la mitad del camino (como yo) te haces cuestionamientos más trascendentales como, ¿está es la vida que proyecté?, ¿aún puedo hacer cambios significativos en mi proyecto de vida?, ¿diseñé o elegí el libreto correcto para mí?

Episodio especial para suscriptores.

Suscríbete a mi pódcast Hombre Plus y desbloquea este y más audios exclusivos para destacar, simplificar y comerciar como un hombre prémium.

Si bien, sacas momentos «esporádicos o no, voluntarios o no» para pensar en tu presente y futuro, cuando el entorno se mueve más rápido que tú, te da la sensación de caminar en el aire y verte obligado a cuestionarte.

Y todas esas metas y planes que habías previsto, entran en tela de juicio, y te cuestionas tus elecciones bajo la oscuridad del hombre común.

Si la cercanía de los árboles no te deja ver el bosque completo, es porque estás encerrado en tus propias limitaciones.

Restricciones que tú creaste, perdiendo el tiempo, dejando de usar la tecnología a tu favor, dejando de leer y escuchar, dejando de aprender y sobre todo, dejando de progresar.

Entonces, antes de continuar encerrado en ti mismo, piensa que todo es pasajero, y de ti depende lo que vendrá.

El viaje no la meta

La clave está en el recorrido, si en momentos te sientes estancado, que no vas hacia ningún lugar, no pasa nada, ¡relájate!, todo es pasajero y forma parte del camino.

La cuestión es que estés convirtiendo nuevos aprendizajes, ideas, y diferentes experimentos personales y profesionales en mejorar tu criterio, y en hábitos para luego sí, volverlos resultados.

Aprendizaje y ejecución

Diversifica lo que aprendes, centrarte en solo un tema o actividad, porque es en lo que trabajas o fue para lo que estudiaste; en vez de volverte un maestro, te limita al pensamiento común de esa disciplina.

Recuerda que tu distintivo está en la mezcla, y para ser un hombre disruptivo e impactar en tu ejecución debes derribar tus paredes, y de paso las de tu entorno.

Libertad y apatía

Piensa que si te sientes preso en tu propio castillo, es porque probablemente lo construiste con los planos de alguien más y siguiendo el libreto de otro.

Ser un hombre libre, no es estar solo o soltero, más bien está relacionado con liderazgo, iniciativa, autoconocimiento y gestión de tu propia vida.

El hombre que se adapta a todo no cambia nada, por el contrario, el que busca moldear el mundo a su favor, es el que realmente logra un impacto positivo, y para eso debes dejar de lado la pereza mental.

Si ahora no puedes mover tu lugar, ¿qué esperas para dar un vuelco mentalmente?, del otro lado está tu misión imposible.


4 respuestas a “Atrapado en tu propio paraíso”

Comentar

Únete al clan

Y recibe mi correo semanal para impulsar tu marca personal como un hombre prémium.

Paso 1 de 2