Eslogan; el lema de un hombre

Eslogan; el lema de un hombre

Hombre﹢
Hombre﹢
Eslogan; el lema de un hombre
/

Crea un grito de guerra sucinto y potente, que sintetice a tu cliente objetivo lo que haces con tu marca.

El eslogan es dónde le dices a tu cliente de qué se trata tu marca y negocio. A diferencia de los lemas pomposos que puedes conocer de las grandes corporaciones o productos masivos.

En un small business, no te debes sobreactuar con tu eslogan, en cambio, debes hacerlo coherente con la historia que estás contando a tu cliente en tu proceso comercial.

Recuerda que el branding estratégico tiene un tesoro secreto y se llama:

Cadena de coherencia

Esta cadena está compuesta de varios cabos, uno atado al otro, la clave está en mantenerlos así con autenticidad y sin improvisar para contarle a tu cliente una historia que tenga sentido.

Mira las armas que te muestro como fragmentos de esa historia, el eslogan es un fragmento que viene después de tu ADN y del naming.

Para mí la forma más sencilla de construir o simplemente revisar un eslogan es haciéndolo juntamente con el naming y tiene mucho sentido.

Cuando haces el eslogan con el naming te vuelves más objetivo con lo que quieres comunicar y obtienes como resultado un eslogan complementario de tu nombre, que es lo ideal.

Sobre todo en una marca corporativa o producto. El lema debe darle sentido al nombre de tu marca, incluso en la mayoría de los casos, en un small business.

Sin el lema, el nombre de la marca queda a la deriva y te puedes encontrar explicando y justificando el nombre de tu marca constantemente porque tu cliente no entiende de qué se trata.

Solamente, lo entiendes tu y al igual que el nombre de tu marca, ¿adivina para quién es el eslogan? —Para tu cliente, no para ti.

Yo tengo tres reglas básicas cuando voy a construir un eslogan:

3 reglas básicas para crear el eslogan de tu marca

  1. Concreto
  2. Claro
  3. Específico

Concreto

Usa menos de 4 palabras, sencillas, nada complejo, pueden ser tipo frase o enunciándolas sin unión, mira estos ejemplos.

Nombre: Aerosport, su lema es: “Ropa, accesorios e implementos”

Este eslogan es tipo enunciado, con estas tres palabras agrupo lo que este hombre de negocios comercializa.

Otro ejemplo, para concreto. Nombre: La Campana, lema: “Servicios de acero”

Claro

Para lograr esto, las palabras del eslogan deben indicar lo que le falta al nombre para que sea evidente lo que hace tu marca o producto, ejemplo:

Nombre: Interna, su lema “Espacios Innovadores”

Este eslogan resalta el resultado de todos los productos de decoración que vende este hombre de negocios.

Te acuerdas de uno de mis enunciados del naming que dice: «Si limita que sea por segmentación y no por visión».

En este nombre se cumple, y el eslogan lo complementa, porque los productos y servicios de este hombre de negocios son solo para volver tu espacio interior innovador. El exterior no es su especialización, ¿lo ves?

Un contra ejemplo de claro sería: Nombre: Estárter, lema: Servicio Especial.

Si bien sería concreto, no es claro ni específico, por eso su eslogan es: “Transporte Terrestre”. Más claro y específico, ¿ahora si lo ves?

Específico

En este punto debes limitar la generalidad que tenga el nombre sin perjudicar tu visión, por ejemplo:

Nombre: B-side, es demasiado genérico, su lema: “Consultoría Empresarial”

Aquí me puedes decir, Renzo, pero consultoría empresarial también es muy genérico –te diría que no.

Porque este hombre de negocios tiene diferentes productos personalizados para gerentes de empresas y sus servicios cambian y se adaptan a cada uno de estos gerentes.

Entonces este eslogan es específico, porque lo limita a solo consultorías, sin afectar la visión del hombre de negocios.

Imagínate un eslogan para esta marca como «Entrenamiento Ejecutivo», ¿sería específico verdad?

Pero, afectaría la visión de este hombre de negocios porque él presta más servicios a parte de este.

Espero hacerme entender, recuerda que hay más armas con las que te puedes comunicar y allí es donde se va viendo la cadena de coherencia.

Si tu lema cumple estas tres reglas, funcionará y no será una frase tonta y sin valor.

Eslogan vs. Copy

Un error que no debes cometer es confundir tu lema con tu copy de campaña publicitaria o mensaje comercial.

Son dos cosas diferentes y segundo porque debes aprovechar cada herramienta de la comunicación para completar tu historia y fortalecer tu cadena de coherencia.

La diferencia es sencilla, míralo así: Con el eslogan dices lo que haces o de lo que se trata tu marca y con el copy expresas los beneficios de tu producto y servicio puntual en un momento dado.

Otra diferencia es que tu eslogan tiene más tiempo de vida que tu mensaje comercial o copy.

Porque como el eslogan está relacionado con lo que haces, pues no cambia frecuentemente a diferencia de tu copy, porque este debe cambiar incluso con cada nueva campaña que hagas.

En la marca personal

Es exactamente igual, incluso aquí hay dos cosas importantes:

  1. Como tu nombre, (por bien que hayas hecho el naming para tu marca personal), nunca será como el de una marca corporativa, en cuanto a comunicación, lo cual no es del todo malo, solo que vuelve a tu eslogan el protagonista. Entonces aplícale los enunciados del naming y las tres reglas que te acabo de contar.
  2. Así como dentro del nombre o eslogan de la marca corporativa jamás debes usar la razón social o sigla legal (S.A. C.A, INC, Ltda.), en la marca personal, nunca debes poner tus títulos profesionales.

No solo porque te muestren antiguo y vetusto sino porque trasmitirás que tu ego es más grande que tu propia marca.

Y además no te mostrarás cercano, lo cual se supone que es una de las ventajas de la marca personal y la estarías perdiendo por no superar tu paso por la universidad. Por ejemplo:

Ingeniero Juan González, lo primero que mostrarías es que no tienes ni idea del branding personal y lo segundo que marcarías una distancia con tu cliente, algo perjudicial para un proceso comercial eficiente.

Para este ejemplo sería mejor usar Juan González y como lema: “Ingeniería de Sonido” seguramente te mostrará más cercano, con más empatía sin dejar de ser profesional.

Conclusión

El eslogan, es tu arma número tres como hombre de negocios, así que comunícate sin sobreactuar y crea un grito de guerra auténtico, que sea:

  • Concreto
  • Claro
  • Específico

Muchas de las dudas que te surjan ahora te las iré aclarando a lo largo de la saga, por ahora:

Responderé a estas preguntas sobre el eslogan de tu marca

  1. ¿Cada cuánto crees que debo cambiar el eslogan de mí marca?
  2. ¿Me recomiendas usar el mismo eslogan para mí negocio y para mí marca personal?
  3. ¿Qué hago si ya otras personas tienen el eslogan que he pensado?, en mi profesión es muy común.

* Escucha las respuestas en el audio.

¡Hasta la próxima!


2 respuestas a “Eslogan; el lema de un hombre”

  1. Hola Renzo, gracias por todo este contenido y por haber respondido mi pregunta en el capítulo, no sabes cuanta ayuda me haces, ya te sigo en iTunes y espero con ansias cada arma, deberían ser más seguidas, jejeje. Saludos desde Ecuador.

Comentar

Únete al clan

Y recibe mi correo semanal para impulsar tu marca personal como un hombre prémium.

Paso 1 de 2