Crea un enemigo (y véncelo)

Crea un enemigo (y véncelo)

Hombre﹢
Hombre﹢
Crea un enemigo (y véncelo)
/

Desconocer la narrativa detrás de los acontecimientos, te vuelve un hombre más frágil a lo inesperado.

Es más fácil decirte que la individualidad es tu enemigo, que eres una víctima y que la mala distribución de la riqueza es la culpable de tu miseria.

Que tu masculinidad es tóxica y debes inclinarte ante todos los humillados por tu supuesta superioridad, de lo contrario eres un pinche machista que debe morir en el infierno.

Es mejor crear un enemigo común para luego vencerlo, y nada mejor que el político de turno, para que caiga sobre él todo el peso de tu frustración.

Porque tu vida no es como la de aquel tipo “privilegiado” que viste en Instagram.

Por eso, después te muestran al verdadero dios, quizás algún socialista que traerá desde las arcas públicas la igualdad para los marginados.

En donde todos seremos felices en una sociedad utópica llena de hombres mansos, feminizados y obedientes.

Este no es un mensaje de política, es la narrativa de varios países (sobre todo en Latinoamérica).

Los guiones son los mismos, se quejan por lo mismo, se odian por las mismas cosas, y las diferencias se generalizan apelando a los mismos detonantes.

Entonces, siguen los patrones de la narrativa progresista para hacerte dudar hasta de tus capacidades individuales.

Y aunque sepas, como hombre de negocios, que la riqueza no se distribuye sino que se genera; respondes lo que quieren escuchar. Pues tú y yo no podemos cambiar el curso de las narrativas.

Sin embargo, cuando las revelas, ves en otra dimensión y te centras en identificar oportunidades para tu marca y negocio personal.

Porque hagas lo que hagas, seguirás siendo el enemigo, y ellos seguirán perdiendo sus vidas sin sentido, en la guerra que crearon y de la que tendrán que salir sin tu ayuda.


Comentar

Únete al clan

Y recibe mi correo semanal para impulsar tu marca personal como un hombre prémium.

Paso 1 de 2