Finalizado para un hombre 2018

Finalizado para un hombre 2018

Es tan seductor recorrer un ciclo como revelar su cierre, terminarlo sin vivirlo no tendría sentido.

A veces puedes centrarte solo en el resultado dejándote un sin sabor, pues un cierre —desde esa perspectiva— sin el fin esperado te pondrá la etiqueta de hombre fracasado.

En cambio, cuando tienes en cuenta el camino andando, más que un pajazo mental, logras sacar provecho a cada paso para mejorar el siguiente ciclo.

Este cierre lo hago año tras año y te lo compartí en el finalizado 2016 y finalizado 2017, míralos por curiosidad, el aprendizaje está vigente.

Antes de comenzar; ten en cuenta que los cierres de año son un código sociocultural, así que, si estás cerrando un ciclo y este coincide con el fin de un año, ¡genial!

Sin embargo, tú puedes cerrar un ciclo y comenzar otro cuando lo creas necesario según tu recorrido, si en tu caso, vives un hito importante en pleno junio, y a partir de julio debes comenzar de nuevo, ¡hazlo!

Quedarte esperando a que tu entorno cierre sus recorridos —si es que lo hacen— es un grave error. Dicho de otra forma, este ejercicio te servirá estés o no terminando un año.

Ahora si, ya sabes cómo va, te contaré mi experiencia de este año (en resumen) para animarte a plasmar tu finalizado en una nota, sin más aquí voy…

5 reflexiones para finalizar el 2018

  1. Soñé
  2. Emprendí
  3. Subestimé
  4. Aprendí
  5. Fallé

Soñé

¿Cuáles sueños proyectaste para este ciclo?, ¿cuáles aspiraciones te movieron?, ¿qué aprendiste ejecutando o dejando para después?

En mi caso, por simplificar te comparto tres de las cinco aspiraciones que me movieron este año:

  • Crecer 30 % respecto a mi ciclo anterior
  • Fortalecer un par de debilidades para moverme
  • Retomar mi nivel físico (de años anteriores)
Reflexión

Recuerda que puedes ser tan específico como quieras, lo importante de tus aspiraciones es que hayas ejecutado acciones para sacarlas adelante.

Si solo fueron deseos, pregúntate y plasma en tu nota las acciones que ejecutarás en el siguiente ciclo, porque de seguro se te quedaron pendientes si no hiciste nada para lograrlas.

En mi caso el crecimiento lo mido con actividades que he agregado a mi rutina para conseguir el mejoramiento. Por ejemplo, tal y como me lo tracé estoy cerrando el año con 23 libros estudiados y terminando el número 24.

El número de libros no tiene importancia, si los conocimientos y la aplicación de estos en tu marca personal.

Como fallé en la aspiración del entrenamiento físico en el ciclo anterior, para este año me tracé agregar nuevamente una rutina de ejercicios (por lo menos 6 veces por semana) y lo he logrado.

Parece mentira, sin embargo, atribuyo esto a la productividad, cuando te vuelves un experto en tu administración del tiempo puedes conseguir prácticamente cualquier cosa, por prepotente que te parezca.

A los casi cuarenta y dos años volver a mis niveles anteriores me costará más trabajo, sin embargo, la rutina, que era lo que buscaba este año, quedó instaurada.

Este cometido lo cierro en 70 % —En tu caso, ¿cuál sueño cumpliste y cuál abandonaste?

Emprendí

Emprender nuevas ideas, servicios y negocios, en un hombre emprendedor es casi imposible de evitar, aunque a veces es mejor que las cosas cuajen antes de iniciar otras.

Ni todo es confort ni todo es cambio. En mi caso este año me centré en mejorar los servicios existentes y lanzar un par de novedades:

Reflexión

Creo que la vida es desbalanceada, incluso, la de un hombre prémium. Si siempre estás creando; no tienes tiempo de disfrutar, mejorar y evaluar lo que quieres.

Después de un año de creatividad, el siguiente te irá mejor consolidando, o es mi punto de vista, por eso las etapas  —inventar, evolucionar y explotar— me parecen fundamentales en la marca personal.

Lanzar el pódcast de productividad, me reafirmó estas etapas.

Hubo un momento en el que sentí que no podía más y debí parar los videos, fue una especie de crisis e impotencia por no estar en capacidad de producir más contenidos de la calidad que buscaba.

Y aunque estas iniciativas siguen vigentes y el próximo año les inyectaré energía, detenerme a pensar en su esencia me sirvió para tomar aire y comenzar el siguiente ciclo.

Con los servicios del Lab fue otra historia, desde el inicio los concebí como algo para unas pocas personas y desarrollarlo así me servirá para evolucionar muy pronto con novedades.

Este cometido lo cierro en 60 % —En tu caso, ¿qué eliminaste, hiciste mejor, creaste o detuviste?

Subestimé

Puede que administres bien el tiempo, cuentes con ideas claras y planees las acciones para sacar adelante esas iniciativas y cuando lo lleves a cabo te des cuenta de que no te alcanza la energía para tanto, como si te quedaras sin batería =(

Aunque ya llevo un par de años con el blog, subestimé algunas iniciativas:

  • Escribir la serie hombre minimalista
  • Producir nuevos entrenamientos
  • Unificar productos y servicios
Reflexión

Cuando dejas a medias cosas que conoces te decepcionas y te autoflagelas.

Me ha pasado varias veces; es más lo que planeo que lo puedo ejecutar. Aún así, la frustración es menor cuando sabes lo que tienes que hacer, cómo hacerlo y es un tema de buscar, ¿cuándo?

Intenta diferentes horarios, entornos, organización de actividades (cuál primero y cuál después)

En mi caso, después de quedarme sin pila en muchas actividades, intento cambiarlas de secuencia, por ejemplo: leo en las mañanas (muy temprano) y ejecuto las actividades creativas después del gimnasio.

Si lo hago al contrario es un desastre. Este año subestimé la reconstrucción historias para dejarte un aprendizaje, estoy satisfecho con la forma que está tomando la serie minimalista, terminé cuatro capítulos, aunque me hubiera gustado publicar más.

El narración de historias (storytelling) es más compleja de lo que parece y los nuevos entrenamientos quedarán para el próximo año al igual que la unificación de todos mis servicios del Lab! bajo la marca Hombre Digital.

Este apartado lo cierro en 40 % —En tu caso, ¿qué subestimaste en tu marca personal?, ¿qué creíste sencillo y resultó más complejo?, ¡regístralo!

Aprendí

Esta es la cereza del pastel, como te dije al inicio de este finalizado 2018, el recorrido es tan importante como el objetivo, así te suene a frase corriente.

Aunque hayas fallado en diferentes aspectos, planes o sueños, el aprendizaje puede compensarlo todo. Este año para mí fue de:

Reflexión

Cuando terminas un periodo y sientes que no te quedó nada es cuando debes preocuparte.

Ahora, no lo lleves al extremo; si agregas conocimientos y experiencias a tu inventario y nada a feliz termino también te sentirás frustrado.

En este periodo tal y como lo tracé, hice una selección exhaustiva de libros para estudiarlos a fondo, en parte para mejorar el entrenamiento y por otro lado para superar algunas debilidades de mi autoidentidad.

También me puse como objetivo mejorar mis habilidades como implementador web, lo que me llevó por entrenamientos técnicos que sigo ejecutando para mantenerme actualizado.

En cuanto a mover las paredes de la mentalidad es algo tan importante como lo técnico, si te entrenas profesionalmente y dejas de lado tu modo de pensar las paredes te bloquearán la visión y aprovecharás poco lo aprendido.

Este apartado lo cierro en 85 % —En tu caso, ¿qué aprendiste, con cuáles conocimientos cerrarás el ciclo?, ¿qué harás con los nuevos aprendizajes?

Falle

Wow, los fallos son los malos de la película, ¿verdad?, aunque desde la perspectiva de un hombre de alto nivel cambian de color.

Los intentos fallidos inundan los cierres de año de la mayoría, o por lo menos eso es lo que más escuchas.

Si le dedicas un tiempo a la desfragmentación de los errores y te centras en tus puntos fuertes más que en los débiles verás como cada paso en falso puede dar pie a uno acertado.

Mis fallos más representativos en este ciclo:

  • Viajes programados
  • Publicación de libros
  • Relacionamiento
Reflexión

No te extrañes al ver fallos repetidos, como me ha ocurrido. Siempre hago estos finalizados lleno de entusiasmo y cuando llego a este punto se me acaba la risa, pues si algo peor que no alcanzar una meta es que se te pasen los años con los mismos fallos.

Claro, dirás ¿cómo es posible?, la productividad y la mentalización no sirven para nada.

La cuestión es que con los ciclos, tus prioridades cambian, y a cada actividad debes darle un peso dentro de tu planeación.

Cuando comienzas a ver que se repiten objetivos sin alcanzar pregúntate, ¿será que ya no son importantes para ti?, ¿si no lo son por qué los sigues registrando en las metas?

Te pueden pasar dos cosas: están por debajo de tus prioridades o son objetivos «aspiracionales», es decir, que te gustaría lograrlos por cómo se sentiría el resultado, sin embargo, no lo llevas a cabo.

Evaluaré si estos fallos realmente me interesan, y si no son importantes los repensaré o eliminaré de mi registro, te invito a hacer lo mismo con lo que dejas a medias cada año.

Este cometido lo cierro en 35 % —Dime tú, ¿en qué fallaste?, ¿hay pendientes repetidos?, ¿los reformarás o eliminarás?

Te comparto este finalizado con la intención de animarte…

Porque la realidad de otros puede empujarte a ser un hombre real, imperfecto, vulnerable y aún así mejor que el de ayer.

Ahh, no me voy sin dejarte las publicaciones más leídas, escuchadas y vistas de todo el año:

Las 5 publicaciones más importantes del año

  1. El problema es ser igual a los demás
  2. Hombre virtual; marca real
  3. Hombre Incorrecto
  4. Rutina
  5. Despejando tu mente

Un fuerte abrazo, mil gracias por acompañarme en este recorrido y por formar parte de este año que se va.

Felices fiestas y te espero después del alboroto con el iniciado 2019.


2 respuestas a “Finalizado para un hombre 2018”

  1. Muy buen cierre Renzo y un interesante análisis, específicamente en lo que «fallé». Un buen momento para revaluar ¡Aprovecho para desearte un exitoso 2019!

Comentar

Únete al clan

Y recibe mi correo semanal para impulsar tu marca personal como un hombre prémium.

Paso 1 de 2