Web; la fachada de un hombre

Web; la fachada de un hombre

Hombre﹢
Hombre﹢
Web; la fachada de un hombre
/

Presenta a tu cliente un centro de negocios virtual como una extensión digital de tu marca.

El que tu sitio en internet sea la penúltima arma de esta saga tiene un porqué justificado; que no pienses en la web como si fuera tu marca en sí o que creas que una marca inicia con tu página web. Es un error muy común.

El website es donde se consolida todo lo que has hecho hasta ahora. La web muestra, expresa, habla y hasta grita lo que eres, haces y vendes.

En este punto sabes ¿Qué transmitirás si la web no viene desde el ADN de tu marca? La respuesta es simple: dejarás en manos de un diseñador o implementador web la responsabilidad de comunicar algo de lo que no tiene la menor idea. Y la responsabilidad será tuya no de él.

Una página web sin una estrategia de marca detrás; te dará como resultado un sitio artesanal, que en vez de mostrarte experto con producto y servicio superior te dejará como ignorante del tema.

Entonces, para no caer en esa tendencia de webs zombis sin norte; céntrate en tener primero una marca prémium para comunicar.

Recuerda que un small business es sinónimo de un producto y servicio de alto nivel, especializado con detalles volcados hacia un cliente especial, así mismo debes comunicarlo.

Para lograrlo, mira tu web como una herramienta poderosa, para entregar ese mensaje que quieres dar a tu cliente objetivo, que es alguien muy especial.

Tengo más de una década sumergido en el mundo digital, he construido cientos de webs, y puedo asegurarte que es diferente ofrecer un entregable low cost y mediocre a vender un producto prémium en internet.

Las prioridades cambian, hasta el punto que tu fachada llega a ser más importante que tu misma realidad. Entonces, si lo tuyo es de alto nivel, tengo para ti lo que he llamado mis 3 E’S.

Las 3 E’S de una web de alto nivel

  1. Esencia
  2. Estética
  3. Experiencia

Esencia

Es un repaso, de todo lo que te ha traído hasta el arma nueve. La prioridad con una web superior es reflejar el alma de tu marca personal y corporativa.

Debes romper la frialdad del medio digital, dejando claro, con una ojeada tu nivel, lo que eres y lo que prometes. La esencia no te la puedes inventar aquí.

Por eso, cuando vayas a crear o transformar tu web, ya debes traer la esencia con tu identidad, campaña, expresión, portafolio y copywriting.

Teniendo tus armas anteriores superadas, construir la web será cuestión de unas cuantas horas dependiendo de su complejidad técnica.

Pues tendrás todo lo que se necesita para convertir tu fachada en algo real, sólido, tangible y sobre todo parte íntegra de tu cadena de coherencia.

Estética

La parte visual de tu web te puede sonar como a disco rayado, aunque debes tener en cuenta que la belleza es subjetiva.

Lo que para ti es espectacular (estéticamente hablando), probablemente para otra persona sea simplemente horroroso.

Entonces, eso hace que algo que parece tan sencillo como la parte estética de tu web, se convierta en un tema complejo al momento de comunicar la esencia de tu marca.

Para mí la estética no es negociable. Creo que no hay nada más ineficiente que un copywriting genial con una web deplorable, así sea algo subjetivo.

Sí eres experto en un tema, seguro que sabes en ese tema que está bien de acuerdo con tendencias y características, que en este caso, aunque sean visuales son medibles hasta cierto punto.

La web funciona como la moda

Un sitio cool está basado en tendencias de colores, combinaciones, tecnología, usabilidad y funcionalidad.

Ah, que no tienes ni idea ni buen gusto para nada, no te preocupes, para eso son las tendencias, para orientarte sobre lo que se está usando en un mercado prémium.

Es como cuando vas a comprar un automóvil. Dependiendo de tu edad, nivel socioeconómico y la categoría del auto, verás que todas las marcas tendrán una oferta similar, no solo a nivel visual, sino de sus prestaciones y precio.

Igual funciona en la moda y en la web. El error que no puedes cometer; es creer que una web espectacular es más costosa que una horrorosa.

Por esa razón mi estrategia definitiva con relación a la estética, así algunos «gurús» de la web digan lo contrario, es un tema web o témplate. Y te diré por qué.

Un tema bien seleccionado, y óyeme, bien seleccionado es que te puede tomar más horas elegirlo que personalizarlo.

Te hablo de un témplate prémium. Lo que lograrás con una plantilla es una estética que pocos diseñadores o desarrolladores web lograran por el precio que puedes pagar en un pequeño negocio.

No te olvides que te estoy hablando de un entregable prémium en un small business. Así que el presupuesto será reducido en comparación al de una web hecha a la medida.

Con un témplate también lograrás ver rápidamente la tendencia de lo que se usa y lo que no. Conseguir un témplate superior ajustado a las tendencias y que te muestre de alto nivel es cada vez más fácil.

Incluso, cada día salen más marcas con temas geniales, fáciles de personalizar, administrar y de precios justos. La mayoría de mis sitios los he personalizado de StudioPress, aunque las alternativas son infinitas. Así que el único pretexto para tener un sitio horrendo es el mal gusto, no más.

Y aunque personalizar un tema para algunos sea un fastidio, vale la pena por el impacto que causas a tu cliente y cómo facilita tu proceso comercial con un entregable prémium.

Experiencia

Me refiero a la parte técnica de tu sitio, que entre otras cosas, es también una ventaja al utilizar témplate, porque antes de comprar el tema tú puedes ver como funciona.

Y puedes experimentar de cierta manera, cómo sería la experiencia del usuario, que no es otra cosa; que la facilidad o complejidad con la que tu cliente navega la web en los diferentes dispositivos.

Dicho en storytelling: El cómo tu cliente navega la historia que le estás contando en tu website.

En la parte técnica hay diferentes variables y puedes estar aburrido de escuchar de todas ellas. Para mí hay cinco fundamentales.

5 variables básicas para una web de alto nivel

Hospedaje

Si tu marca es superior, tu hospedaje debe serlo. Con soporte en español (si no hablas inglés) 24 horas por medios síncronos, con copias de seguridad automáticas para restaurar todo en cualquier momento. Así te evitarás dolores de cabeza.

Responsive

Tu web no solo se debe visualizar en los diferentes dispositivos, sino que se debe adaptar a cada uno de ellos, la mayoría de los temas actuales cuentan con esta tecnología.

Revisa muy bien (antes de comprar un tema) como funciona en cada dispositivo para comprobar que la experiencia de uso sea genial en todos.

SEO

La construcción de tu sitio debe ser “amigable” con los buscadores, sin obsesionarte con el tema. Para mí el SEO en una marca prémium tiene resultados pobres.

Porque lo básico con un cliente objetivo especial, es que yo sea quien segmente las visitas a mi web.

Y por los buscadores es algo complejo. Aunque eso dependerá de tu entregable nunca pongas el SEO por encima de la esencia ni la estética en una marca prémium, porque romperías la cadena de coherencia.

Integración

Conecta a tu sitio todas las herramientas de captación y analítica que uses en tu proceso comercial.

Esto te facilitará la vida y sobre todo un seguimiento orgánico adecuado de las personas que te visitan, contactan y compran, por resumir.

Actualización

La experiencia de tu web debe ser buena para tu cliente y para ti también, por eso debe ser fácil de actualizar para garantizar la esencia del medio en línea: La interactividad e inmediatez, de nada te servirá un sitio genial desactualizado.

Conclusión

Cuida cada detalle, y el cómo se sienta tu cliente navegando la web forma parte de la historia que le estás contando. Las cosas no solo deben ser buenas, sino parecerlo y en este caso atractivas.

Tu web debe producir un deseo por tu producto y servicio. Entonces desde ahora empieza a convertir tu fachada en un objeto de deseo, teniendo en cuentas las 3 E’S que te acabo de contar:

  1. Esencia
  2. Estética
  3. Experiencia

Muchas de las dudas que te surjan ahora te las iré aclarando a lo largo de la saga, por ahora:

Responderé a estas preguntas sobre la web de tu marca

  1. El usar un tema prediseñado, ¿no hace que mi marca se vea igual a otras?
  2. Tienes razón, muchas de las webs que consulto sobre emprendimiento y asesorías profesionales son horribles como dices, y por eso creo que uno no se preocupa mucho por la parte estética. Yo NO soy hábil con la parte técnica ¿Qué me sugieres?
  3. Cada cuanto me recomiendas cambiar mi web o su tema.

* Escucha las respuestas en el audio.

¡Hasta la próxima!


2 respuestas a “Web; la fachada de un hombre”

  1. En mucho tiempo no había leído algo tan acertado de lo que debe ser una sitio web, es algo que para mi cumple al 100 % con la nueva forma de crear las marcas digitales.

    En nuestro caso, mantengo relaciones comerciales con empresas de Estados Unidos y Europa para proveer a nuestros clientes los mejores templates, y como siempre digo, gracias a esta forma de trabajar sé que cuento con una gran cantidad de profesionales que trabajan para nuestros clientes de una forma que sería casi imposible de conseguir con un equipo in house.

    Para nosotros el tiempo vale oro, por eso trabajar de esta forma hace que el sitio web se desarrolle más rápido, permitiendo enfocarnos por más tiempo en la estrategia y la forma ideal de vender. El foco se centra en el negocio, más que en el diseño o creación a la medida del site.

    Si bien es cierto, una web basada en este modelo puede parecerse a otra con el mismo template, es fundamental lograr incorporar el ADN de la marca.

    • ¡Hey Javier!, gracias por tu mensaje. De acuerdo, si bien «estéticamente hablando» puedes tener similitudes, esto forma parte de una tendencia visual de un momento dado.

      Lo importante, es que elijas una tendencia adecuada para el ADN de tu marca, así lo visual impresiona, el contenido cautiva y tu resultado genera confianza con una inversión viable para un pequeño negocio.

Comentar

Únete al clan

Y recibe mi correo semanal para impulsar tu marca personal como un hombre prémium.

Paso 1 de 2