Alardearte; el ego de un hombre

Alardearte; el ego de un hombre

Hombre﹢
Hombre﹢
Alardearte; el ego de un hombre
/

El quinto y último fallo es cuando el ego y fanfarronear lo que no eres te dejan ponchado como hombre de negocios.

Para conectar con los clientes que deseas; tu marca personal debe exaltar tu autenticidad sin eliminar tu vulnerabilidad.

Caer en el absurdo común de que el branding masculino es una herramienta superflua para mostrarte grande y superior a los demás puede invalidar tu marca.

Aparentar lo que eres con un mensaje prefabricado y egocéntrico está pasado de tiempo, ¡ya no conecta!

A tu cliente no le interesa lo monumental que sea tu negocio ni los grandes logros y premios que tengas, lo único que lo mueve es, ¿cómo puedes ayudarlo?

Y esta pregunta no se responde desde el autobombo o solo creando una identidad y sitio profesional, debes ir más allá siendo autentico y conociendo a tu cliente para conectar mejor.

El fallo «Alardearte» lo veo como quedarte sin aire, sin soporte técnico; crear una identidad y mensaje de marca genial pero ficticia en donde la prioridad es satisfacer tu ego y no las necesidades de tu cliente objetivo.

Conócete, supérate, compártete y reiníciate ¡Rectifícate constantemente!

Renzo D’Angelo

Sintetizado: Vulnerabilidad + evolución = autenticidad.

Ahora no estoy diciendo que salgas a mostrar todos tus defectos, por el contrario, está bien realzar tus puntos fuertes y lo mejor que tienes para ofrecer y en parte, de eso se trata tu mensaje.

Sin embargo, esto no implica ofrecer lo que no puedes dar, porque en vez de ser un hombre prémium, serás uno imaginario.

Así que escucha lo que te traigo para no desinflarte con el hombre incorrecto.

3 elementos para evitar alardearte con tu marca personal

  1. Alcance
  2. Habilidad
  3. Sencillez

Alcance

Tener claro cuánto quieres abarcar con tu marca y a qué tamaño de clientes te gusta ayudar te mantendrá realista para mirar los “no” como la posibilidad de decir “sí” a esos clientes:

  • Crecer, en sí mismo, no es un validador de ser un hombre exitoso o de que vas por buen camino, la captación de los clientes adecuados sí que lo es.
  • Caer en la “corporatividad” que yo llamo, puede volverte pesado, lento e ineficiente, sobre todo, cuando lo haces por aparentar ante clientes más grandes.
  • Está bien ser pequeño, trabajar desde casa o vía remota tener un equipo deslocalizado o solo ser tú y aún así llegar clientes geniales (que se ajusten a tu sistema de trabajo).

De las marcas personales y comerciales que analicé el 62 % de los hombres de negocios manifestó este error.

  • Abriendo grandes oficinas y endeudándose para mantener una imagen irreal por validación social.
  • En algunos casos se centraban únicamente en trabajar con clientes reconocidos y luego se lamentaban de las condiciones, rentabilidad y competencia.
  • Otros buscaban en el hombre estratégico verse más grandes y de esta manera aparentar lo que no eran para generar confianza.

Claro que la cadena se rompía en el primer contacto y no quiere decir que crecer esté mal, lo que no funciona es perder la esencia de pequeño negocio por satisfacer un guion.

Habilidad

Dominar los temas técnicos de lo que ofreces es indispensable para dar soluciones excelentes como te lo dije en el fallo «conformarte«, la cuestión es, que no puedes saberlo todo y si quieres ayudar a clientes que demandan más experiencia; debes rodearte de más expertos que tú.

  • Tener acceso a profesionales talentosos en tareas específicas es hoy más fácil que nunca, y los puedes contratar en cualquier parte del mundo.
  • No eres una beneficencia (a menos que lo seas) evita pedir ayuda a familiares o amigos si no son expertos en el tema (o no están dispuestos a serlo) porque perderás tiempo, dinero y reputación.
  • Especializa tus habilidades, evita meterte en lo que no sea tu experiencia, cuando te digo que pidas ayuda no me refiero a algo de lo que no sepas nada, porque entonces estarías dando un servicio por demostrar lo que no sabes o por aparentar lo que no eres.

De todas las marcas que investigué el 76 % de sus hombres de negocios tenía dificultades con habilidades directas o indirectas de su negocio.

  • Con familiares o amigos poco calificados ejecutando tareas del «negocio principal» de la marca.
  • Típicos casos del hombre conectado desastroso y con respuestas como: “mi sobrino es quien maneja la marca, web y las redes sociales” :@
  • Hombres solitarios ejecutando proyectos improductivos de temas fuera de su dominio técnico por fallas en su mensaje.

Contar con las competencias adecuadas puede convertirse en tu distintivo, entonces no puedes improvisar con ello.

Sencillez

Un enemigo reconocido del hombre prémium es el “ego”, prémium no significa ostentoso y opulento o que muestres lo que no eres, iría en contra de un hombre autentico y real: mantente sencillo y verás como será más fácil conectar.

  • Si quieres sobresalir entonces sé mejor, evoluciona e invierte en tu crecimiento personal y profesional, pero no busques en una estrategia de marca comunicar una farsa.
  • ¿Qué no te van a contratar?, vuelve y juega o subes tu nivel o estás enfocado en los clientes equivocados.
  • Cuando creas una marca desde tu autenticidad, incluso con las debilidades que hoy puedes ver como negativas, podrás hacer negocios perdurables en el tiempo y tus compradores crecerán contigo.

De los 50 clientes que estudié, un enorme 82 % tenía fallas relacionadas con su egocentrismo.

  • Con grandes cambios e inversiones de identidad y promoción de marca para impresionar a sus amigos.
  • Alguno hasta pautaba en revistas especializadas, solo para que sus excompañeros de universidad vieran como estaba triunfando.
  • Otros hacían lo que fuera (menos desarrollar habilidades) por ocultar sus debilidades, o lo que según su ego consideraban negativo.

No sé que es peor si malgastar el dinero por alardear o la ignorancia de que todo se sabe en algún momento rompiendo la cadena de coherencia y perdiendo igual.

Gráficas del fallo #5

  • Branding Incorrecto: Fallo 5 Gráfica 1
  • Branding Incorrecto: Fallo 5 Gráfica 2

Muestra del Estudio: 50 hombres de negocios con marca personal y comercial.

Conclusión

Del 100 % de las marcas, en las que su hombre de negocios cometía los 3 errores del fallo “Alardearte” con deficiencias en (Alcance, habilidad y sencillez) el 78 % ya no existen.

Cuando no asumes tu vulnerabilidad y vas haciendo negocios aparentando lo que no eres por miedo a la imperfección…

En algún momento la burbuja se desinflará y quedarás ponchado y con tu valía por el piso, por eso reflexiónalo ahora:

  • Si la perfección hace ver todo igual, ¿la imperfección te volverá un hombre diferente?
  • ¿Rodearte de personas expertas y eficientes te volverá más rentable?
  • Mantener la sencillez te permite crear lazos más íntimos con tus clientes, ¿eso se traducirá en más o menos esfuerzos comerciales?

¿Qué puedes hacer ya?

  • Evalúa si tus aspiraciones de crecimiento están contaminadas por el guion cultural y el ego
  • ¿Trabajas con familiares y amigos?, ¿esas personas están calificadas y son expertas en lo que ayudan?, si no es así que se entrenen ya.
  • Revisa si eres víctima de tu ego—no para eliminarlo, de eso no se trata, la cuestión es dejar de pensar en automático y hacerlo desde tu autoconocimiento para convertirte en un hombre de alto nivel, estratega de tus ventas y por supuesto, de tu marca personal.

¡Hasta la próxima!


Comentar

Únete al clan

Y recibe mi correo semanal para impulsar tu marca personal como un hombre prémium.

"*" señala los campos obligatorios

Paso 1 de 2