¡Vale más tu propia creación!

¡Vale más tu propia creación!

Hombre﹢
Hombre﹢
¡Vale más tu propia creación!
/

En realidad, a nadie le importa tu opinión ¡Vale más tu propia creación!

Digo esta frase como una revelación, porque si te pasas por las redes —y corrígeme si no, muchos hombres, sobre todo los más ordinarios, no la tienen clara.

El ego los desborda a tal punto, que creen y con certeza que a alguien le importa su odio, frustración, complejo de inferioridad, y envidia por lo que hacen los demás.

Es fácil opinar desde la comodidad de la inutilidad; si tienes algo que decir, mejor hazlo como un hombre inteligente, ¡asertivamente!

A menos que seas un líder de opinión y te paguen por eso, las palabras vacías sobran, por más que creas que estás aportando algo, solo contaminas más el ambiente.

Así que, la próxima vez que vayas a exponer algo negativo, así sea tu odio por los políticos, mejor piensa de qué manera puedes canalizar esa frustración en acciones que aporten valor a los demás.

Yo también me contengo antes de vomitar mis desacuerdos, sin embargo, vengo aquí para presentártelos de una manera que te ayuden a progresar, y en este episodio con:

3 impulsadores o adversarios de tu marca personal

  1. Presunción
  2. Definición
  3. Invención

Presunción

El ego es más un enemigo que un propulsor, porque al igual que la mayoría de tus creencias te limita sin poder detectarlo, y cuando alguien te muestra su cara lo asumes como una ofensa personal.

Presumir y vanagloriarte con tus críticas destructivas, te hunde, junto a tu marca personal en el resentimiento, devaluando tu propia identidad.

Definición

Tu autoidentidad puede jugarte en ambos bandos, porque si eres un hombre con estima alta irradiarás confianza sin necesidad de opinar, y si la tienes baja, tu marca será deprimente.

Cuando descargas tu odio en diferentes escenarios, tu mensaje te muestra como parte del problema, y para impulsar tu marca debes ser parte de la solución sin culpar a los demás.

Invención

Aunque pienses que tus productos y servicios son tu principal creación, la mala vibra también forma parte de tu inventiva y muestra más la esencia de lo que eres.

Si lo que buscas, es posicionarte como un hombre prémium, debes obrar en pro de solucionar los retos de otros, no de hundirlos más, eso te vuelve un hombre indeseado, dificultándote cualquier relación, incluso comercial.

¿Qué puedes hacer ya?

  • En un mundo saturado por la negatividad, para ganar tu atención, un mensaje positivo y desinteresado atrae a más interesados, habla solo cuando lo que vayas a decir sea constructivo
  • Sé tú mismo en versión dinámica, creer que no puedes rediseñar tu identidad personal te vuelve estático y ordinario, rétate siempre a subir los estándares de tu voz
  • Y por último, de lo que siembres cosechas, así que para influenciar a otras personas geniales, debes también serlo y tus palabras forman parte de tu obra y revelan más de ti de lo que crees, aprovéchalo.

No se te olvide:

En realidad, a nadie le importa tu opinión ¡Vale más tu propia creación!

Renzo D’Angelo

¡Hasta la próxima!


Comentar

Únete al clan

Y recibe mi correo semanal para impulsar tu marca personal como un hombre prémium.

Paso 1 de 2