¡Vuélvete más empático!

¡Vuélvete más empático!

Hombre﹢
Hombre﹢
¡Vuélvete más empático!
/

Deja de ser simpático ¡Vuélvete más empático!

La simpatía es transaccional, porque esperas una recompensa, en cambio, ser empático es desinteresado y te hace un hombre más auténtico.

La cuestión con ser simpático, más allá del interés, es la compensación que esperes a cambio de tu simpatía.

Los negocios guardan intereses intrínsecos, y está bien, las reglas son claras cuando comercializas lo que haces.

Tú diseñas una idea, producto y servicio para una persona específica a la que tu creación le soluciona un problema o le suple una necesidad.

Allí eres «simpático» porque esperas ser retribuido por tu tiempo, o lo que sea que comercialices.

Sin embargo, esta simpatía se vuelve peligrosa cuando lo que esperas a cambio de tu ayuda es adoración, validación, o incluso aceptación e inclusión.

Porque eso que te hacía agradable negociando, te vuelve vulnerable, con baja estima y te va debilitando poco a poco sin darte cuenta.

Cuando reaccionas; eres un pelele que vive del qué dirán y te llenas de malos clientes, que recibiste solo por sentirte valorado.

La dificultad aquí, es que difícilmente podrás autovalorarte y liderar si vives en función de complacer a los demás, y funciona igual para tu marca personal, negocio, amigos y familia, no hay distinción.

Porque eres un solo hombre; moverte en diferentes entornos no te multiplica, más bien te divide. ¿Cómo solucionarlo?

2 retos para irrumpir como un hombre prémium

  1. Autoconocimiento
  2. Fortalecimiento

Autoconocimiento

Cuando sabes quién eres, no solo con tus puntos más flacos, sino con el potencial que tienes para aportar valor a tu entorno, entonces dejas de luchar por la atención efímera y te centras en explotar tu versión de hombre prémium.

El autoconocimiento es una de las armas más poderosas de un hombre, porque te protege de los ataques, sobre todo ahora, que la mala interpretación de la masculinidad te pone en una defensiva constante.

Fortalecimiento

Conocer tu potencial no te servirá de mucho si no lo activas, es como comprarte el último modelo de Tesla y quedarte contemplándolo con la batería descargada, desaprovecharías todo su potencial, ¿verdad?

Igual ocurre con tu autoconocimiento, el problema no es descubrir que eres un pendejo, sino paralizarte y conformarte. El quid está en fortalecer tus poderes, o incluso, crearlos desde cero si te sientes desarmado.

¿Qué puedes hacer ya?

  • Quítate la idea de que la introspección es una ridiculez, al contrario, no puedes mejorar lo que desconoces, entonces, conocer tus armas y puertas traseras te hará más poderoso ante tus propios miedos.
  • Olvídate de este cuento caduco de volver tus debilidades fortalezas, porque allí siempre estará tu talón de Aquiles, en cambio, si centras tu atención en potenciarte en lo que ya eres fuerte, pasarás a un nivel superior.
  • Y por último, para irrumpir con tu marca personal necesitas ser empático solo con las personas adecuadas, entonces; conócete, fortalécete y busca a tus similares y verás, lo fácil que te será empatizar.

No se te olvide:

Deja de ser simpático ¡Vuélvete más empático!

Renzo D’Angelo

¡Hasta la próxima!


Comentar

Únete al clan

Y recibe mi correo semanal para impulsar tu marca personal como un hombre prémium.

Paso 1 de 2