¡Arriésgate a ser tú mismo!

¡Arriésgate a ser tú mismo!

Hombre﹢
Hombre﹢
¡Arriésgate a ser tú mismo!
/

Salta al otro lado del abismo ¡Arriésgate a ser tú mismo!

Hay un argumento que te raya la mente y hasta tu propia identidad, y está relacionado a comportarte de acuerdo con la ocasión, o a donde vayas haz lo que ves, y cosas así que te invitan a ser un hombre común.

Y esto es tan deplorable como la misma connotación peyorativa de ser «normal», esta fijación de que formando parte del rebaño te va mejor te vuelve mediocre, lento y conformista con un futuro que no te pertenece.

El personal branding va de otra cosa, si bien no se trata de ser lo que no eres tampoco de potenciar el lado «idiota» (que todos tenemos).

Se trata, o es como lo veo hoy, de un inconformismo interno, una búsqueda permanente de progreso y un desafío constante para ser un hombre mejor que ayer, algunas veces más visible y otras no tanto.

Y es que profesionalizar tu marca personal tampoco está relacionado con ser famoso, incluso, en el contexto actual cuanto más selecto sea el humano que quieres ayudar te va mejor, porque puedes vivir de lo que sabes y tener una vida minimalista sin lío.

La cuestión aquí, es que puedes confundir volverte un hombre más visible con impresionar a los demás y se trata más bien de impresionarte a ti mismo cumpliendo misiones que creías imposibles.

Recuerda que «la identidad de un hombre es la coherencia entre lo que es y lo que piensa» y para alejarte del resentimiento e incomodarte con la difícil tarea de ser tu mismo te traigo.

3 coeficientes para desafiarte como hombre prémium

  1. Cohesión
  2. Imperfección
  3. Evolución

Cohesión

La incoherencia te vuelve ineficiente, por eso, alinear tus valores, historia y visión con un ADN de marca claro «sin dejar de ser flexible» te facilitará la tarea de elegir las guerras que quieres batallar, y los retos que definitivamente no estás dispuesto a asumir.

Imperfección

Nadie quiere un hombre perfecto, es más, ni tú mismo soportarías serlo, es mejor ser honesto, así que desafía tu ego etiquetándolo constantemente, reconociendo tus fallas y errores sin pena, en pocas palabras, sé más mortal e incorrecto.

Evolución

Haz que el abismo sea menos ancho y profundo reinventándote y rediseñándote cuantas veces sea necesario, al adoptar el cambio como un reto genial dejará de ser tu enemigo y en lugar de crecer; podrás ser grande en lo pequeño.

¿Qué puedes hacer ya?

No se te olvide:

Salta al otro lado del abismo ¡Arriésgate a ser tú mismo!

Renzo D’Angelo

¡Hasta la próxima!


Comentar

Únete al clan

Y recibe mi correo semanal para impulsar tu marca personal como un hombre prémium.

"*" señala los campos obligatorios

Paso 1 de 2